El viacrucis de Bogotá

image

Foto: Colprensa

Con Rafael Pardo como alcalde interino, el ex-alcalde Gustavo Petro destituido y en campaña por una Asamblea Constituyente, y unas elecciones atípicas en ciernes pero sin fecha definida, Bogotá—la ciudad más importante de Colombia—padece un viacrucis como consecuencia de una serie de malas decisiones administrativas, políticas y de abuso de poder nunca antes vistas.

El 19 de marzo, Bogotá fue protagonista del fin de una larga batalla judicial que comenzó cuando el Procurador General, Alejandro Ordoñez—un católico empedernido que gobierna con crucifijo y creencias anticomunistas de antaño—declaró la muerte política para Gustavo Petro, el único ex-guerrillero que había logrado llegar a la jefatura de gobierno de la capital del país por voto popular. Es cierto que fueron 730 mil votos, una mayoría simple por los volúmenes de abstención en Colombia, pero fue elegido por voluntad popular al fin y al cabo.

El procurador destituyó a Petro de la Alcaldía y le decretó inhabilidad para ocupar cargos públicos por 15 años, como sanción por el caos y la improvisación en el esquema de recolección de basuras de Bogotá implementado por el ahora ex-mandatario. En Colombia el Procurador emite fallos de esta envergadura porque la procuraduría se encarga de castigar faltas disciplinarias y la Constitución así se lo permite. El asunto es que durante el mandato de Ordoñez, sus resoluciones parecen más una cacería de brujas contra opositores políticos—como en los casos de la ex-senadora Piedad Córdoba y el ex-alcalde de Medellín Alonso Salazarque—que sanciones contra malos gobernantes por mal ejercicio del poder.

La estocada final del fallo—calificado como desmedido por sectores tanto de derecha como de izquierda—la dio el Presidente Juan Manuel Santos tras desconocer las medidas cautelares que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le había otorgado a Petro para preservarle sus derechos políticos. Santos avaló el fallo y dijo que ya que la vida de Petro no corría peligro, las medidas de la CIDH eran exageradas. De hecho, la CIDH también tiene la capacidad de otorgar medidas cautelares para salvaguardar los derechos políticos individuales, no solamente para proteger la vida. Y a Santos también se le olvidó que al menos nueve sentencias de la Corte Constitucional dicen que las medidas de la CIDH son vinculantes y que Colombia estaría faltando a la Convención Americana de DDHH con esta decisión.

A pesar de las protestas de varios juristas, Santos puso como interino a un alcalde de su bolsillo, Rafael Pardo, quien se desempeñaba como su Ministro de Trabajo. Paralelamente, el Presidente anunció un paquete de medidas para Bogotá, un Plan de Choque que llevaba consigo un tufillo de campaña en momentos en que busca su reelección frente a un electorado esquivo y de los más conscientes del país. Si hay algo que tiene Bogotá es voto de opinión, y este difícilmente se compra con clientelismo.

El Presidente aprovechó la salida de Petro para prometer en plaza pública lo que al Estado le corresponde hacer pero nunca le concedió al ex-alcalde: costear el 70% de las obras del Trasmilenio y el Metro de Bogotá—equivalente a $500 millones. Una jugada bastante popular si se tiene en cuenta que la movilidad es uno de los temas que más preocupan a los bogotanos.

Tras la movida política de los últimos días la gran pregunta es cuándo serán las elecciones atípicas para Bogotá, quiénes serán los candidatos y cuál será el futuro de Petro. El ex-guerrillero del Movimiento 19 de Abril (M19) ocupó la Plaza de Bolívar en varias ocasiones, alentando a sus simpatizantes a defender su gobierno. Ahora, Petro comenzó una gira para promover una Asamblea Constituyente que permita reformar la Constitución del 91—de la que él fue partícipe—para quitarle funciones a esa Procuraduría todopoderosa y darle autonomía regional a los gobiernos.

Una Asamblea que curiosamente también la piden las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde La Habana para reformar el modelo neoliberal y el flamante senador electo, Álvaro Uribe, muy seguramente para buscar su segunda reelección.

¿Quién sacará de su viacrucis a Bogotá? La gestión de Petro iba a ser evaluada por el pueblo que lo eligió en una revocatoria de mandato fijada para el 6 de abril. Pero este “golpe de Estado” como él lo llamó—de una manera algo exagerada—frustró esa voz ciudadana. Lo que viene en las urnas es incierto, como es el futuro de Bogotá.

“Peace is going to play a role in elections, whether for or against the process”

imageInterview with Victoria Sandino Palmeras, FARC peace delegation member in Havana, Cuba

As she was finishing her communications studies in Bogotá in the 1990s, Judith Simanca Herrera, who now goes by the name Victoria Sandino Palmeras, from the northern department of Córdoba, decided to leave “everything behind” and immerse herself in the Colombian jungle. She joined the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) and ultimately became commander of the group’s Block 21, which operates in the southern part of the country. In San Vicente del Caguán, during the fruitless peace negotiations under President Andrés Pastrana (1998-2002), she was part of the security detail for the now-deceased commanders Alfonso Cano and Raúl Reyes.  Now 48 years old, she is one of 13 women on the negotiations team in Havana who since Sept. 2012 have been in peace talks with the administration of President Juan Manuel Santos. Latinamerica Press contributor Jenny Manrique spoke with Sandino in Havana about the reality within the FARC and the future of peace negotiations.

How many years have you been a member of the FARC and why did you join the guerrilla movement? 
I’ve been with the organization for 21 years. I started my political life almost as far back as 12 years old in the Communist Youth of Colombia and in the 1990s, when the genocide of members of the Patriotic Union (UP) happened, colleagues died and the persecution of popular leaders became increasingly intense. You start to ask yourself: life is at stake here, the government will not create the democratic changes the country needs, there are fewer and fewer opportunities to participate in politics. We can’t let that list of dead get longer, we are going to add onto another list — the ranks of the FARC.

What is your interpretation of the peace process here in Havana, with an election in Colombia approaching?
The government [of President Santos] yearns for the FARC’s surrender, for us to give up the fight after more than 50 years, but throughout the negotiations they’ve came down from that cloud, they know that’s not possible. When we proposed a ceasefire during the campaign [ahead of the presidential elections slated for May 25] it was so that wouldn’t influence the process at the [negotiations] table, but the government didn’t accept it, so the FARC and peace are going to play a role in the elections, whether for or against the process. It is important to be able to impose the will of the majority against a political solution to the conflict.

You are currently negotiating the topic of illicit crops. What degree of responsibility are you prepared to acknowledge in drug trafficking?
We believe trafficking is a social phenomenon that has entered every sphere. Farmers have been pushed to grow coca, poppy and marijuana in areas where there is guerrilla because we are nationwide, but we are not the police nor could we repress them because it is the only choice they have. The [manufacturing] laboratories are not in our area, rather in those under army control. We discussed creating alternatives that disconnect the farmers from that crop and where proper treatment is given to consumers, who are the weakest link. We’re asking for a historic truth commission to define the roles everyone has played, including the most powerful in money laundering. If in that, one of our people who is connected should fall — it’s possible —, the organization will have a response to that.

Which issues regarding gender have you brought to the negotiations?
The first issue is that female guerrillas be recognized as political subjects who are here based on merit, because the organization decided it, not because we are the first ladies of X or Y comrade. The gender issue on the table is transversal. In relation to the agrarian issue, it has been suggested that women who are heads of households take priority for land ownership, loans, and education in the rural areas. Of the 100 proposals we presented on political participation, about 37 are related to gender equity. And at every point.

Within ranks of the guerrillas, is there such gender equality?
It’s a stereotype that women don’t have rights in the FARC and it questions the organization, as if Colombian society — chauvinistic and capitalist — were different. We can’t even imagine a female guerrilla being mistreated and nothing happening, because there are rules and principles that don’t allow for that. What you see on a daily basis in the campesino, indigenous and African descent communities, where the husband comes and hits his [female] partner or his children, that doesn’t happen in the organization, because we have equal rights. Sure there are examples of machismo because we are products of this society, but here on the negotiations team, 13 of the 30 members are women. Let’s see if in the military forces the ratio is the same.

Nevertheless, several United Nations reports and testimonies from former female guerrillas describe commanders abusing women. 
The female guerrilla has a way to defend herself, she has a weapon that is her own life and integrity, it is not possible for someone to come and assault her like that; moreover there are rules that apply to everyone. It’s possible those things have occurred within (our) community because in every social and human group those phenomena exist; we aren’t perfect.

Is abortion an obligatory policy within the ranks?
On issues like motherhood, precautions weren’t always taken. During a ceasefire from 1984 to 1990, the guerrilla camps looked like nursery schools because there was calm and couples started families. Many of the [female] colleagues have children from that period who are now 20 years old. Today, the level of conflict doesn’t allow us that. I decided not to have children before entering — not because they denied it to me. In this struggle I saw many colleagues die with their children in their arms as happened with the UP, the female guerrillas who are captured are killed when they are going to give birth, they are forced to be mothers in prisons. That’s why it’s mandatory to plan, being pregnant raises the risks in combat. Sometimes a couple will ask if they can have a child, and the superiors review whether they will allow it. Almost all of the male guerrillas have sons or daughters with female guerrillas or with members of the local communities because it’s part of human nature. It’s not that the FARC says: if you are a female guerrilla you can’t be a mother, it’s the war that imposed these conditions on us.

Where are those children raised?
It is very dangerous to have a baby given the bombing and strafing. If there is no way to terminate the pregnancy, — for us [abortion] is a right — because you cannot get a doctor in or security conditions are bad, then she should have it and get out when she is four to six months along. If [conditions] are ok, she keeps her child for a while with her, she turns [him or her] over to a relative who can care for it, and she reintegrates herself. A lot of the time she can’t have any more contact with the family because a persecution ensues. When the children get older they start telling them that their mother is a guerrilla, she’s a killer, and they offer [the children] money to turn over their parents.

Want to read this article in spanish?… Click here 

Ciudad Juarez at war

Women become silent victims of militarization in drug-rattled border city.

There is a silent war going on in Ciudad Juarez. Female murder victims in the northern Mexican border city, known for having the highest rate of women killings in Latin America, are going even more ignored here as the government steps-up counter-drug militarization.

Since 1993, close to 500 women have been killed here.

“With all the [drug] cartel violence, crimes against women have become invisible,” said Irma Casas, coordinator of the psychology department at Casa Amiga, a safehouse where for the last decade, women who were attacked in their homes by criminals, security forces or others, could seek refuge.

According to Casa Amiga´s data, 83 women were killed in Ciudad Juarez last year, and 13 in the first two months of this year.

image

This painting of a woman being crucified symbolizes women killings in Ciudad Juarez. 

“Some cases are tied to domestic violence or even as a form of vengeance between drug cartels, but they´re no longer on the front page,” said Casas.


“What we fear is what´s ahead for women and civilians with the recent militarization,” she added. There were more than 1,607 murders last year in this city of 1.4 million people that has become some sort of security laboratory for 10,000 armed state security officers, including soldiers and police.

After the militarization
In March, under the anti-drug program Joint Operation Chihuahua, which aims to extinguish the violence between the warring Pacific and Juarez cartels in this important corridor for US-bound drug shipments, President Felipe Calderón ordered the military to occupy the city. Police corruption and targeting of officers by cartel members prompted the decision.

“We lost 800 police officers — 334 because they didn´t pass the confidence exam, which included psychological tests and a polygraph, 150 didn´t want to be subjected to the test, and 220 retired,” Ciudad Juarez Mayor José Reyes Ferriz said in an interview with Latinamerica Press.

Nevertheless, Reyes Ferriz says that since the army took over security there, violence has been reduced drastically.

“We went from having 10 murders a day on average to less than one,” he said.

But his optimism contrasts with the views of many human rights analysts and activists.

“The question is how long will the army be here and what will happen when they leave,” said sociologist Samuel Schmidt, of the Autonomous University of Ciudad Juarez. “If they leave, surely the narcos will come back, and training a clean police force in one year is not going to be easy.”

The troops have established curfews for Juarez residents. The restaurants and streets are empty.

What appears to be what police Col. Jorge Berecochea calls an “effective attack” on drug-trafficking operations, has really led to an explosion of other crimes.

In its first month of operation, the Citizens´ Crime Reporting Attention Center, where citizens can report crimes committed by the police or military, there were 170 complaints filed including accusations of excessive force, torture to obtain information and arbitrary arrests. The State Human Rights Commission of Chihuahua was recently notified of the disappearance of five soldiers and the sexual abuse of a woman near a border post. Even though these cases are in a preliminary investigation phase, fears of impunity from military justice are already surfacing.

“Frisking attacks women´s dignity, while investigations of disappearances take so long that when the victim appears, the case is closed, even if there was torture or illegal detention,” said Gustavo de la Rosa, of the Chihuahua commission.

“This is not an army prepared for procedural law. Many people are crossing the border and seeking political asylum.”

The other side of the border
Meanwhile, US President Barack Obama, who visited Mexico on April 16, had shifted the official discourse on drug-trafficking for one of shared responsibility.

According to the US Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms, 90 percent of the weapons that Mexican drug-traffickers use come from the United States. But in the border separating Ciudad Juárez from El Paso, Texas, the sending of 100 US agents there to control the traffic and a US$74 million investment in the Merida Initiative to control drug-trafficking and organized crime have proved insufficient.

El Paso registered 18 murders throughout all of 2008 — the former average of two days in Juarez — even though most residents over the age of 18 can purchase a semi-automatic AK-47 rifle.

According to gun salesmen John Hubert, of the Sun City Guns store, one of three in El Paso, this weapon went from $500 to $950 after the presidential elections, following fears of stricter gun laws.

“They´re buying them because they´re cheap and fun,” said Hubert, who admits that there is even less control in gun fairs, where few criminal records are heeded by vendors. 

The AR-15, as well as .50 rifles, known as “cop killers,” are also freely sold, with a maximum price of around $1,200.

“The United States is not open to tracking arms by satellite … and even less to review the traffic coming from their country to ours,” said political scientist Tony Payán, of the University of Texas in El Paso. “There is a certain will, but there is no commitment. The country´s future is unpredictable.”

So are the investigations of the women killings and new abuses against women suffering in this silent war against them.

El Congreso que debatirá la paz

Finalmente las sospechas se cumplieron: el expresidente Álvaro Uribe llegó al Senado de la República de Colombia convirtiéndose en el mayor elector de la jornada, y logró que 19 candidatos de su nuevo movimiento, Centro Democrático, ocuparan sillas en el congreso. Aunque los más optimistas dentro de sus filas pronosticaban hasta 35 sillas, lo cierto es que el Centro Democrático solo fue superado por el Partido de la Uque logró 21 sillasun movimiento paradójicamente creado a su imagen y semejanza ocho años atrás, cuando sus integrantes apoyaban a quien hoy es su principal enemigo: el presidente Juan Manuel Santos.

Aunque Santos conserva la mayoría en el congreso—pues los partidos Liberal, Cambio Radical y Conservador que hacen parte de la Unidad Nacional, en suma lo dejan con el 65 por ciento del Congresolo cierto es que se vienen debates álgidos con Uribe como el gran opositor a la paz, que es el caballito de batalla de Santos. Y, continuando con las paradojas de la política, el partido de Uribe se queda en una esfera que hasta hace dos días era ocupada sólo por el izquierdista Polo Democrático, el único contrapeso que el oficialismo tenía en el hemiciclo.

Lo que puede resultar esperanzador, en medio de la falta de legitimidad de un Congreso que lleva años eligiendo a parapolíticos y que en estos comicios no fue la excepción33 electos tienen relaciones “non sanctas” con grupos armados, según la Fundación Paz y Reconciliaciónes que figuras de gran peso político pueden generar debates sesudos y plurales. Pesos pesados como Jorge Robledo e Iván Cepeda (Polo Democrático), Claudia Lópezun fenómeno electoral con 80.000 votos de opinióny Antonio Navarro (Partido Verde), Horacio Serpa, Viviane Morales y Juan Manuel Galán (Partido Liberal) y Carlos Fernando Galán (Cambio Radical), han ocupado altos cargos en el Estado. Estas figuras tienen trayectoria política, se les conoce por su seriedad y pocos cuestionan su transparencia.

Tanto a los candidatos que ya eran reconocidos en la opinión pública, como a los muchos uribistas desconocidos  que se colaron en la listas arrastrados por sus votos —como Carlos Felipe Mejía, Paola Holguín y Nora Tovar por mencionar algunos—les va a tocar legislar sobre nada menos que los acuerdos que se alcancen en la Habana en el proceso de paz con las FARC, un tema al que la bancada uribista se opondrá sin más argumento que el de su negativa a “negociar con terroristas.” El Congreso ahora se enfrenta a fuertes debates por temas como las amnistías para delitos atroces, y la posibilidad de la reinserción de las FARC a la vida civil y la política del país, lo que en el mejor de los casos tendrá a los guerrilleros participando en las elecciones regionales del 2017.

Aunque salvo la fuerza uribista todos los partidos le caminan a la paz, la pregunta es cómo se hace esa transición al posconflicto y cómo se generan mecanismos que no se limitarán a promover los diálogos de la Habana, como la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas. Otros temas de álgido debate incluirán la reforma a la justicia, la reforma a la salud y a la educación, y como no, la reforma agraria que tuvo a sectores campesinos como el arrocero y cafetero, paralizados en varios momentos del 2013. Estas son reformas cuyos debates se han aplazado, que no han tenido quorum, y que sin embargo tratan con sistemas colapsados y con mucha corrupción.

No obstante, aunque los números hicieron festejar a los partidos en cada una de sus sedes de campaña, lo que no se debe perder de vista es que el real ganador de la jornada fue el abstencionismo que alcanzo casi el 60 por ciento. Es decir que menos de la mitad de los colombianos eligieron a este congreso, un número que aumenta elección tras elección. Cómo hacen los políticos para que la ciudadanía vea la necesidad de participar de su elección en un país donde el voto no es obligatorio, es otra de las grandes deudas y dudas de esta democracia. 

A la que se le suma otra de corte más anecdótico y que quedó planteada con los resultados del domingo: ¿cuándo dejarán los periodistas de llamar a Uribe ex-presidente, o presidente y comenzarán a llamarlo Senador? O ¿ Será posible que el Congreso logre una bancada mayoritaria que impulse una reforma para habilitar su segunda reelección, y en efecto lo puedan volver a llamar Presidente?

Farc: “No haremos reconocimientos unilaterales de victimarios”

Asumiendo el rol de jefe de prensa de las Farc, Andrés París o Jesús Emilio Carvajalino, se ha convertido en uno de los miembros plenipotenciarios de la comisión negociadora de esa guerrilla en La Habana, que más diálogo tiene con periodistas. Vestido con el chaleco clásico de los reporteros que van a hacer coberturas, me recibió por primera vez en uno de los hoteles de la zona de El Vedado en La Habana. Fue el primero de múltiples encuentros a los que cada vez el jefe guerrillero se acostumbra más: ya van a ser casi 150 las veces que ha atendido colegas que viajan a la Isla para documentar las conversaciones con el gobierno colombiano, que buscan una vez más, una salida negociada a 50 años de conflicto armado.

Los diálogos iniciaron en Cuba en septiembre de 2012, con la promesa entusiasta del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de que se terminarían al cabo de un año. “Nosotros llegamos a pactar un gran tratado de paz y no a rendirnos, eso nunca!”, dice enfático Paris anunciando que los plazos son absurdos. Ambas partes caminan ahora por el 20 ciclo de negociación con el álgido tema de cultivos ilícitos como punto de la agenda, mientras otros dos, igualmente cruciales para el país, ya obtuvieron parciales acuerdos: reforma agraria y participación política.

París, quien pertenece al Bloque Oriental de las Farc y está casado con Beatriz Arenas, hija del histórico líder de las Farc, Jacobo Arenas, no revela su edad exacta pero dice que tiene más de 55 años. Establece pautas de entrevista, organiza la agenda mediática de sus compañeros de lucha y también hace advertencias: “yo no le voy a vedar temas, esto es como en la guerra, el que dispara tiene derecho a matar y al que le disparan tiene derecho a defenderse”, dice de manera jocosa, aunque la anécdota pueda o no hacer gracia a su interlocutor.

En esta entrevista con el periódico Gara, habló sobre los temas de negociación en la mesa y en especial sobre el reconocimiento a las víctimas, sobre el que insiste que las Farc no van a pedir perdón, hasta que el Estado haga lo propio.

image

¿Cuántos años cumple de militancia en las Farc y por qué razones se alzó en armas?

Andrés París: Llevo 30 años en las Farc, después de haber pasado casi 16 en la Juco (Juventud Comunista) e ingresé por mera convicción. Como dijo el Che: “la guerrilla es el escalón superior para todos los revolucionarios”, así que para mí era un reto llegar ahí para contribuir a la transformación de Colombia. Iniciaba entonces la experiencia de la UP (Unión Patriótica), y empezaron a verse los primeros asesinados; la masacre me coge en las filas de las FARC. Si hubiera continuado mi actividad política sería concejal o parlamentario pero estaría muerto. El ingreso a la guerrilla se volvió un mecanismo para la conservación de la vida.

Dentro de los 30 delegados de la comisión negociadora, usted es uno de los que tiene formación académica, ¿qué estudió?

Yo soy criado en Bogotá, ahí estudié la secundaria y luego Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional. Yo diría que no fui a estudiar sino a luchar al interior del movimiento estudiantil, enfrentando toda la reforma educativa, que en ese momento (80’s) bregaba por abolir la enseñanza de las carreras sociales, es decir las que estimulan el pensamiento critico. Hicimos una resistencia inspirada en Córdoba, Argentina, y en el movimiento de París (mayo 68). La facultad finalmente fue cerrada, pero allí aprendí todo lo que sé del comunismo y cómo estructurar esa fuerza política como un partido.

Usted ha participado en otras experiencias de negociación como las de Tlaxcala, Caracas, y el Caguán. Ya se han alcanzado dos acuerdos aquí, pero bajo la premisa de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” ¿Qué esperanza de paz pueden tener los colombianos?

Lo primero es que todos los procesos expresan la voluntad de paz de las Farc. Lo segundo es que nosotros vamos a dejar de luchar cuando enfrentemos a un equipo negociador dispuesto a hacer esos cambios y transformaciones que dieron origen al alzamiento armado. Los procesos no hay que verlos como contradictores, sino como oportunidades donde la guerrilla ofrece su voluntad de paz.

Por los acuerdos firmados hasta ahora, ¿se podría decir que esta es la experiencia más fructífera?

La mejor experiencia fue la de San Vicente del Caguán, porque mostramos voluntad y fuerza militar, capacidad de gobierno, se ejerció nuestro mandato en la zona. En el Caguán no fuimos la guerrilla alzada en armas en la oposición, sino fuimos jefes de poder, síntesis de futuro Estado. Como eso no lo podía soportar la visión estrecha de la oligarquía, por eso terminó a sangre y fuego. Es obvio que exijamos los diálogos en zonas protegidas por nosotros mismos, pero los militares no pueden soportar eso. Lo cierto es que las FARC siguen fuertes y por eso el gobierno se vio obligado a sentarse otra vez en una mesa de diálogo.

¿No es una paradoja que usted considere el Caguán la mejor experiencia, cuando tras ese intento fallido de paz, la sociedad colombiana se radicalizó y eligió a un presidente como Álvaro Uribe que solo prometía guerra?

No es la realidad del Caguán la que generó esa animadversión de los sectores dominantes hacia la paz, sino la ultraderecha que va a estar en contra de cualquier experimento de paz. Hay una tesis persistente de que es la guerra el camino para alcanzar la paz, tesis compartida por el presidente Santos quien niega el cese al fuego. Uribe sigue montado en el caballo de la guerra para que los diálogos de la Habana fracasen, pero la política de Santos, que sigue agarrado de la cola de ese caballo, nos permite ver que no hay gran diferencia entre ambos. Ambos quieren el exterminio, pero lo que pasa es que Santos lo busca con una combinación de acciones políticas pero para derrotarnos en la mesa de diálogo.           

O sea que usted en últimas no confía en el gobierno…

Cuando oímos los titulares del Ministro de Defensa, de los generales, que siguen utilizando el lenguaje bélico, que se refieren a nosotros como bandidos, lo vemos como bombas del enemigo, paralelas a los diálogos. Santos en su condición de jinete de llegar al fin del conflicto lo mantiene, asesorado por civiles y militares que le sugieren mantenerse en esa raya de plomo-diálogo. Hemos dicho que es una posición arriesgada, pese al compromiso de no reflejar en la la mesa lo que sucede en el campo de batalla.

¿Eso quiere decir que los diálogos van para largo?

Vamos por un buen camino, hay el espíritu de las Farc de llegar a un acuerdo, unas disposiciones programáticas en la mesa que conoce todo el país. Nosotros llegamos a pactar un gran tratado de paz y no a rendirnos, eso nunca!. Eso está claro en más de año y medio de encuentros con los voceros del gobierno, ellos saben cuál es nuestra posición.

¿Cómo es esa relación con los negociadores del gobierno, que sin duda representan una visión totalmente opuesta de país a la que tienen las Farc?

Es una relación diaria, de personas civilizadas, con una alta comprensión del papel que desempeñan como representantes de gobierno e insurgencia, quienes han recibido la orden de tratar al adversario en igualdad, equilibrio y humanidad. No hay exabruptos temperamentales ni irrespetos.

¿Qué impacto ha tenido dentro de la estructura de las Farc, la pérdida de líderes históricos como Marulanda, Jojoy y Reyes que fueron partícipes de otros procesos de negociación?

Ha sabido ser llenado por un equipo de relevo. Ninguno de los voceros tiene menos de 25 años de estar en la vida guerrillera. Lo que dura un militar en llegar a ser casi General es lo que dura un combatiente de las Farc en asumir responsabilidades como las de La Habana. La selección de cuadros y mandos es rigurosa y eso garantiza la línea trazada por los fundadores Marulanda y Arenas. Es natural que al desaparecer ellos, haya un impacto profundo pero no como el que deseaban nuestros enemigos, que hablaron de deserción, retrocesos, y divisiones. Estamos más unidos que nunca.

¿Cuál es la realidad de esa cifra de combatientes de las Farc, ustedes cuántos son?

Eso no lo puede determinar nadie. No somos los 7000 guerrilleros que dice el Ejército pero tampoco los 25 mil que según Alejandro Eder (Director de la Agencia Colombiana para la Integración) tendría que asumir el gobierno en caso de un acuerdo con las Farc. Es una cifra inflada seguramente con el propósito de obtener más recursos para su oficina. La Ong Arco Iris dice que somos 11 mil. Entre todas esas cifras está la realidad material de las Farc.

En este momento de la agenda discuten el álgido tema de los cultivos ilícitos y el narcotráfico, ¿en qué están dispuestas a colaborar las Farc para atacar un fenómeno que ha servido para financiar la guerra?

El narcotráfico no es un compromiso de acabar entre la guerrilla y el gobierno porque los poderes en el mundo que dan nacimiento al narcotráfico, no pueden acabarlos los colombianos. Es el gran capital que llega a Colombia para la producción de los cultivos, es la demanda de más de 20 millones de consumidores norteamericanos, es la farsa de una llamada guerra al narcotráfico que cubre la venta de químicos para acabar las plantaciones de hoja de coca. Hemos rechazado la pretensión de utilizar a la guerrilla como fuerza de erradicación de hoja de coca. Esos cultivos no son nuestros, sino de comerciantes financiados por capital extranjero que se mueve en el sistema bancario colombiano e internacional. Entonces rechazamos la visión de que el narcotráfico se resuelve atacando los campesinos y los consumidores, ¿por qué guardan silencio sobre los otros eslabones?, Se puede erradicar la última hoja de coca y el fenómeno no va a desaparecer. Tiene que generarse una reforma agraria integral, que le permita al campesino quitarle una hoja de coca y sembrar un producto. Nos comprometimos a esclarecer las grandes verdades que tenemos y que la academia universitaria ha advertido: la política antidroga es errada.

Pero en lo que ustedes reconocen, hay un cobro de un impuesto sobre los cultivos, con lo cual hay un beneficio de ese negocio. ¿Dejarían de cobrarlo?

Ahí mismo donde cobramos impuestos también hay policías y soldados, jueces y políticos, ellos cobran lo suyo. La guerra contra el narcotráfico incrementa los altos precios porque todo se desarrolla en condiciones ilegales. La salida es la legalización de las drogas.

Otro tema que ustedes vienen impulsando es una Comisión de la Verdad, para que todos los actores reconozcan sus responsabilidades en la guerra. ¿En ese escenario ustedes que están dispuestos a hacer por las víctimas?.

Vamos a exigir que el Estado haga porque es el que ha violentado a la sociedad, es el responsable de 300 mil muertes en la primera violencia liberal-conservadora y ahora en el periodo de Uribe, el Informe del Grupo de Memoria Histórica habla de 250 mil. Quieren hacer a la guerrilla responsable de la violencia en Colombia cuando el principal imputado es el Estado y sus fuerzas armadas. Temas como víctimas, mujeres, niños, narcotráfico, pretenden convertir los diálogos de la Habana en un tribunal para acusar y condenar a la guerrilla y adecuar a la opinión pública para que vea a esos bandidos pagando cárcel. Nosotros no vamos a responder por lo que el Estado tiene que responder ni vamos a hacer reconocimientos unilaterales de victimarios, porque nosotros como lo dijo Marulanda, fuimos las primeras víctimas.

Pero han causado otras también…

Eso se ha resuelto por la vía de nuestra estructura legal revolucionaria, tenemos un código de leyes que quien las viola, es sancionado. Todos los que infringen las vidas o intereses de los civiles, son pasados por consejos verbales de guerra que incluyen fusilamiento, pero si te hablo de eso la matriz de opinión es que la guerrilla fusila y se le olvida el derecho de las victimas.

¿Qué lectura hacen de las marchas masivas que se han hecho contra las Farc en el país, reclamando por ejemplo, por las víctimas del secuestro?

Esa gente que se moviliza como victima de la guerrilla, son paramilitares organizados por las Brigadas del Ejército, sectores bien trabajados y financiados. En la estructura de la mesa rechazamos de antemano cualquier imputación que empiece por exigirnos auto-incriminarnos. No podemos aceptar que las cargas son iguales para los que estamos sentados en la mesa: una insurgencia frente a un Estado que tiene las fuerzas armadas y recibe la doctrina militar y la plata de EEUU. Más bien dentro de esa lista de victimarios hay que meter a la CIA y esclarecer cuál ha sido su papel como instigadora de tanta violencia.

Uribe Senador: la gran novedad de las elecciones en Colombia

Las campañas electorales en Colombia parecen calcadas una de la otra: los partidos políticos quedan expuestos en la picota pública por avalar a personajes sospechosos; los grandes barones electorales o sus herederos vuelven al curul; las regiones escasamente proponen caras nuevas; y aquellas colectividades que por no alcanzar el umbral requerido de votos en los anteriores comicios perdieron la personería jurídica, respaldan movimientos ciudadanos avalados por firmas, pocas veces  nacidos de una genuina intención ciudadana, y en cambio, con una fuerte maquinaria de los políticos tradicionales detrás.

Si las cosas continúan así, tras la jornada electoral a la que Colombia asiste este domingo 9 de marzo para elegir 262 parlamentarios entre Cámara y Senado, el Congreso no tendrá mucha renovación. Salvo a la inquietud de saber finalmente cuántas curules obtendrá la lista cerrada del partido Centro Democrático, encabezada por el ex presidente Álvaro Uribe (entre 15 y 36, según el grado de optimismo y cálculo político de uribistas o antiuribistas), el camino carece de sorpresas.

Nadie duda la llegada de Uribe al Senado y el escenario de álgido debate que este promete en el Congreso. Después de todo, muchos de sus más grandes contradictores estarán allí esperando cuestionarlo por temas tan álgidos como las chuzadas del DAS, la persecución política y judicial de oponentes políticos y periodistas, y las acusaciones públicas que el ex mandatario solía hacer contra sus opositores. En esta lista, figuran senadores que seguro serán repitentes como los del Polo Democratico—Jorge Robledo e Iván Cepeda, los del Cambio Radical como Germán Varon, y los nuevos aspirantes como la investigadora Claudia López de la Alianza Verde, reconocida por su papel en la revelación de los más oscuros pasajes de la parapolítica en Colombia. Habrá que ver si sólo el voto de opinión—es decir, sin la maquinaria clásica que amarra el sufragio en Colombia—le permite a ella y a otros partidos chicos alcanzar el umbral de 450 mil votos para poder participar en estos debates.

Esta elección tampoco se escapa de la sombra permanente de los actores armados. Según laFundación Paz y Reconciliación, de los actuales candidatos que buscan repetir curul, 128 están investigados por Parapolítica. La mayoría de cuestionados están en el Partido Liberal y El Partido Conservador—los más históricos del país—y otros vienen de El Partido Social de Unidad Nacional  y Cambio Radical, los cuales han tenido gran protagonismo en el gobierno en la última década. Todas estas fuerzas son parte de las grandes mayorías en el Congreso, agrupadas en la llamada “Unidad Nacional” del presidente Juan Manuel Santos. El mismo Álvaro Uribe es el más investigado: cuenta con al menos 100 denuncias en la Comisión de acusaciones, 27 de ellas por presuntos vínculos con el paramilitarismo.

Las FARC, por su parte, ya venían marcando la agenda electoral al estar sentadas en un proceso de negociación en Cuba, por lo que las banderas de la paz se agitaron entre promotores y detractores de los diálogos. Varios aspirantes se autoproclamaron como candidatos por la paz (manejando el concepto a su antojo) e incluso el debate ha estado centrado en que el Congreso elegido tendrá la responsabilidad de poner en marcha las reformas posconflicto, sobre todo con una reelección presidencial anunciada.

Mientras tanto, la fuerza armada de los guerrilleros en Colombia tiene en riesgo las elecciones en 181 municipios del total de 221 donde, según la Defensoría del Pueblo, el voto ciudadano se ejercerá en condiciones vulnerables.

Y aún con ese escenario, no nos queda más que salir a votar a consciencia este domingo, rever la trayectoria de los candidatos, y entender que un voto regalado o vendido en una decisión única y momentánea nos costará cuatro años de decisiones tomadas por otros. Ese es el costo de la democracia, y por ahora, pese al lugar que parecía cabalgando el mentado voto en blanco (que llegó al 30% en encuestas de opinión) y el de movimientos de indignados, las urnas solo reflejarán que somos un país acostumbrado a repetir la historia.

La cobertura del narco en México: Un reto interminable

image

Foto: AP

Para un periodista colombiano encontrarse con un colega mexicano es siempre una catarsis. Catarsis porque permite hablar de un ejercicio en el que enfrentamos miedos similares, y en el que cubrimos una realidad que está destruyendo a nuestras sociedades. Los dos países encabezan la lista de los lugares más peligrosos en el mundo para ejercer el periodismo por cuenta de la compleja cobertura del narco que nos expone a riesgos menos convencionales que los daños colaterales de una guerra.

En México no hay un conflicto armado interno como en Colombia pero la existencia del narcotráfico, que ha permeado todas las instituciones y mantiene una lucha sangrienta contra el Estado, hace que escribir sobre este complejo entramado de relaciones de los barones de la droga con sus cómplices y víctimas, convierta al periodista no pocas veces en blanco.

Aunque la lucha contra el narco inició en 1976, el tema durante la administración de Felipe Calderón se ha complejizado de tal manera que se estima que van más de 15.000 muertes durante sus tres años de gobierno, sazonadas con la sevicia extrema de siete carteles de la droga (número de organizaciones criminales reconocidas por la Procuraduría General de la República, que puede llegar hasta 30 (si la lista la hace la DEA), que operan en todo México, pero con fuerte presencia en las ciudades fronterizas con Estados Unidos.

“Colombianización” de México

Cuerpos ejecutados con tiros de gracia, desmembrados, desnudos, colgados en los puentes y  con los testículos cercenados. Una violencia infame que no cesa y llega con sus balas incluso a los centros donde los adictos están tratando de dejar el camino de las drogas, consumo que es sin duda uno de los combustibles de esta ofensiva insana. Consumo que tiene su mayor número de clientes en la tierra del Tío Sam, donde la corresponsabilidad se ha malentendido como la puesta en marcha de una política represiva de fumigaciones, descertificaciones y criminalización.

Muchos hablan de la colombianización de México. Fiscales y autoridades mexicanas han realizado múltiples reuniones bilaterales con sus pares colombianos con el ánimo de aprender como lidiamos con un fenómeno que en la década de los 90, nos despertaba cada mañana con una bomba en los principales centros urbanos del país. La sensación es que una lucha que acabó con los grandes capos como el emblemático Pablo Escobar o los hermanos Rodríguez Orejuela, está ganada. Pero sin duda la droga que se sigue cultivando en Colombia en importantes extensiones, ahora manejada por pequeños carteles dispersos y con pocas cabezas visibles y menos poderosas que en el pasado, es la misma que se sigue traficando hacia México y que incluso ya alcanzó con sus tentáculos peligrosas conexiones con grupos terroristas del Oeste de África.

Crímenes quedan impunes

No es fácil retratar esta realidad menos aún cuando son tus colegas los muertos, los desaparecidos o los levantados (término acuñado en México que implica un secuestro sin exigencia de rescate, sino como medio para hacer una advertencia severa o finalmente asesinarte). Según la Federación Latinoamericana de Periodistas FELAP, del 2000 al 2008 han sido 55 los colegas asesinados. Sólo en el 2009 han perdido la vida ocho periodistas: Norberto Miranda Madrid, Juan Daniel Martínez Gil, Ernesto Montañez Valdivia, Martín Javier Miranda Avilés, Eliseo Barrón Hernández, Carlos Ortega Melo Samper, Luis Daniel Méndez Hernández y Jean Paul Ibarra Ramírez.

Muchos de estos crímenes siguen irresueltos por la alta dosis de impunidad en las investigaciones y el panorama no parece mejorar: Recientemente la nueva Cámara de Diputados de México eliminó la Comisión Especial para dar Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación, que desde su creación en 2006 había apoyado iniciativas como la federalización de crímenes contra periodistas y el agravamiento de penas en reformas al Código Penal.

Fue precisamente México el escenario del taller “El blindaje periodístico ante la violencia ” organizado por laUniversidad Autónoma de México (UNAM) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que buscaba brindar a los colegas recursos creativos y novedosos para realizar sus investigaciones, reportajes y crónicas de manera más segura en un contexto tan violento como el que vive el país centroamericano.

Sobredosis de realidad

Versados en estos temas muchos colegas en México, sobre todo quienes trabajan en la frontera, siguen siendo un ejemplo profesional imitable. Frenteros, con pluma y lengua sagaces, han desarrollado estrategias inimaginables para mantenerse con vida y seguir escribiendo sobre las rutas del negocio, marihuana, cocaína, narcocorridos, narcocultura, narcomantas y un sinnúmero de fenómenos únicos que tienen un prefijo devastador. Conocedores de las evoluciones y dinastías de los Amado Carrillo, los Arellano Félix, el Chapo Guzmán, los Zetas, la Familia Michoacana y una lista interminable de complicidades y corrupción, siguen plasmando en sus páginas esta “sobredosis” de realidad.

Con varios de ellos he tenido el honor de compartir incontables espacios de debate y del último taller, llamado“Narcotráfico y violencia en las ciudades de América Latina”, patrocinado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) a fines de octubre de 2009, surgieron estos diálogos que comparto con los lectores de re-visto. Sus testimonios son una mirada reflexiva a un ejercicio periodístico siempre lleno de retos y sorpresas.

Colombia: Las ‘Chuzadas’ de la era Santos

Que en Colombia hay enemigos del proceso de paz que adelanta el Gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la Habana no es nuevo ni sorprende. Hay fuerzas partidarias que le apuestan a las conversaciones de paz, tanto como aquellas que nunca estuvieron de acuerdo con que se comenzaran, el uribismo en particular. Este es el resultado de haber priorizado una salida militar sin éxito durante 50 años de conflicto armado.

Sin embargo, a los colombianos les cuesta confiar en una guerrilla a la que por años se le ha culpado por todos los males del país, especialmente después del fracaso de  los diálogos del Caguán, en los que las FARC se fortalecieron militarmente al tener una zona de 42.000 kmdonde eran “Dios y Ley” durante el gobierno de Andrés Pastrana.

De estar en desacuerdo, a sabotear el proceso, hay un trecho enorme. Más aún si el sabotaje incluye una de las herramientas más nocivas contra la privacidad y el ejercicio de la oposición política en Colombia: las llamadas “chuzadas.” Recordado como uno de los grandes lunares del gobierno de Álvaro Uribe, que finalmente obligó a su sucesor Juan Manuel Santos a liquidar el controvertido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), el caso reveló que ese organismo de inteligencia interceptaba ilegalmente las comunicaciones de periodistas, activistas de derechos humanos, jueces, magistrados y políticos de la oposición, con el objetivo de enlodar sus nombres, abrir expedientes falsos e incluso encomendar fuerzas paramilitares para asesinarlos.

La historia de Colombia es prueba de que el ejercicio de la oposición política en el país es peligroso. Ahora en la era de Santos aparece de nuevo este fantasma, descubierto gracias a las revelaciones del portal Semana.com.

Según la publicación, detrás de la fachada de un restaurante en el occidente de Bogotá, la Central de Inteligencia Técnica del Ejército camufló unas oficinas para espiar a los negociadores de la Habana y a otras figuras de la oposición política tradicionalmente perseguidas, como la ex senadora Piedad Córdoba y el congresista Iván Cepeda. 

La operación llamada “Andrómeda” fue tan bien montada que tenían licencia de funcionamiento habilitada justo un mes antes de que comenzaran los diálogos en la Habana en octubre de 2012, y a la vez tan burda, que en el local denominado Bluggy Hacker, se vendía lo que en Colombia se conoce como corrientazos (almuerzos del día), mientras en su página web ofrecían cursos de seguridad informática y lecciones sobre cómo espiar mensajes de whatsapp y de blackberry. Los que trabajaban allí eran hackers, sacados decampus parties, quienes extraían ilegalmente los datos de chats telefónicos y contraseñas de correos electrónicos de los negociadores, y eran premiados con iPads y jugosas sumas de dinero en efectivo.

Hasta ahora se sabe que los target eran el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo; el alto consejero presidencial para la reintegración, Alejandro Eder y, el jefe negociador, Humberto de La Calle, así como 50 alcaldes del país. Como si fuera poco, la cadena Univisión reveló que miles de correos entre las FARC y periodistas fueron interceptados. Quien escribe intercambió una decena de e-mails con voceros de esa guerrilla para llevar a cabo una serie de entrevistas en la Habana de próxima publicación, bajo el precepto de que las FARC son una fuente cualquiera y asumiendo que en Colombia hay libertad de expresión. Pero, otra vez, la historia en Colombia prueba que el ejercicio de la libertad de expresión es peligroso.

Las reacciones han sido numerosas y predecibles. La palabra “fuerzas oscuras” volvió a salir a la palestra pública en boca de Santos, aunque se sepa que el uribismo y los militares retirados, entre otros, están en contra de la salida negociada a la guerra. Tras ladestitución de dos funcionarios del Ejército, el jefe de inteligencia general Mauricio Zúñiga, y el director de la Central de Inteligencia, general Jorge Zuluaga,  se repitieron las promesas vacías de “investigaciones internas hasta las últimas consecuencias.” La Red de Veedurías ciudadanas de Colombia (Redver) pidió que la Fiscalía investigue tanto al Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, como al general del Ejército, Juan Pablo Rodríguez. En los siguientes días Santos reculó, y resulta que todavía debatimos si la cosa era legal o ilegal, mientras la prometida entrega de resultados para el 15 de febrero no tomará menos de tres meses, en los que la Fiscalía debe evaluar el contenido de 26 dispositivos entre computadores, USB y discos extraíbles. Esperemos que este caso no quede en manos de la justicia penal militar.  

 ”Se necesita estar ciego para no ver que el propósito de esa actuación ilegal de los enemigos de la paz es hacer explotar en mil pedazos el proceso de La Habana,” dijeron por su parte las FARC.

Lo que realmente aturde es que esas ruedas sueltas dentro del estamento militar (entre las que se han identificado oficiales retirados) vuelvan a hacer uso de herramientas ilegales, cuando legalmente se sigue combatiendo—en la Habana hay unos diálogos pero el ruido de las balas en Colombia no cesa. Nunca se ha llegado a un acuerdo de cese al fuego bilateral.

Le haría bien al proceso que el Ejecutivo mostrara su verdadero nivel de control sobre la totalidad de esas fuerzas armadas que se sentaron a la derecha del presidente aquel día que anunció los diálogos al país, que reconociera que las fuerzas oscuras están en su propio patio trasero e hiciera una limpieza real, y que la inteligencia del Ejército dejara de seguir violentando a la oposición política con operaciones psicológicas propias del macartismo.

De seguir así, en ningún contexto las FARC se van a desmovilizar. No para que las maten otra vez como en tiempos de la Unión Patriótica. Con las ‘chuzadas’ como telón de fondo, será muy difícil verlas haciendo política.      

La paz: el desafío electoral del 2014 en Colombia

Es cierto que Colombia está viviendo lo impensable hace solo una década atrás: un grupo de guerrilleros negociadores sentados con sus pares del gobierno en La Habana, con un grupo de países amigos como garantes, alcanzando acuerdos para la resolución de un conflicto armado que ha durado casi 60 años.

El encuentro de negociaciones más reciente, que se trató de la participación política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), logró al mismo tiempo que unos estallaran en júbilo, y otros, de la corriente política encabezada por el expresidente Álvaro Uribe, mostraran, como siempre, su férrea indignación. A pocos días del anuncio, el ejército colombiano reveló un supuesto atentado que las FARC planeaban contra el exmandatario en una alianza con narcotraficantes en Cali.

La espectacularidad del hallazgo tapó el debate de días anteriores, en los que la pregunta de millón era el rol electoral que las FARC podrían jugar como posible actor político en las elecciones del 2014. ¿Cómo evitar que corran con la desgraciada suerte de la Unión Patriótica (UP), el partido de guerrilleros desmovilizados que quiso llegar al Congreso por allá en 1985 y cuyos 3.000 militantes fueron asesinados? A pesar de lograr unos sorprendentes resultados electorales—5 senadores, 9 representantes entre los que estuvo el hoy negociador de las FARC, Iván Marquez, 23 alcaldes, 14 diputados y 351 concejales—no pudieron ejercer la política.

¿El  Estatuto de Oposición, piedra angular del acuerdo alcanzado, garantizaría sus vidas? ¿Es suficiente la creación de circunscripciones fuera de conflicto para promover esta inclusión democrática? ¿Qué hacer para que la posible carrera de los miembros de las FARC hacia el Congreso se parezca más a la que caminaron los exguerrilleros del M-19 como Gustavo Petro (hoy alcalde de Bogotá) o Antonio Navarro Wolf (ex-alcalde de Pasto y precandidato presidencial), que a la de la UP?

Una gran tarea de comunicación tiene el gobierno para explicarle los alcances de este acuerdo a una sociedad herida por la violencia de las FARC, y a la que le han hecho creer por muchos años que es la única piedra que impide que no seamos un país en paz. A una sociedad conservadora que cada vez que una encuesta le pregunta si quiere la paz, dice que sí, pero no, y mesura con cuidado su tolerancia a los costos para llegar a ella. Una reciente encuesta de la Universidad de los Andes dice que los encuestados reconocen que una desmovilización beneficiaría la economía, la seguridad y la democracia, pero más de un 70 por ciento rechaza que las FARC participen en política, mientras que alrededor del 50 por ciento dice que no aceptaría el resultado de las elecciones locales si las gana un desmovilizado.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos siempre ha dicho que cualquier cosa que se firme en las negociaciones en La Habana se someterá a un referéndum ciudadano que se votará justamente en plena elección presidencial de 2014. ¿Quiere usted un acuerdo de paz?, responderán los colombianos a la par que elegirán presidente por otros 4 años, en una papeleta donde muy seguramente Santos estará buscando su reelección (tiene hasta el 25 de noviembre para decidirse). Allí también estará el candidato del uribismo, Oscar Iván Zuluaga, quien buscará retornar a las banderas de Uribe en que las puertas de la negociación están cerradas.

“Los negociadores de La Habana deberían estar donde tienen que estar, en la cárcel pagando por todos los crímenes atroces y delitos de lesa humanidad que han cometido en Colombia,” aseguró Zuluaga recientemente en una entrevista con Reuters. Mientras tanto Uribe, negado a retirarse de la política al contrario de la mayoría de los ex-presidentes, aspira por una banca en el Senado.

Aunque desde hace décadas, el discurso de guerra y paz ha permeado las campañas de todos los políticos y ha marcado inequívocamente el curso del país, es la primera vez desde el gobierno de Belisario Betancourt (1982-1986) en que el escenario está signado con unas negociaciones avanzadas.

Las FARC también tienen una alta cuota de responsabilidad en esa comprensión del acuerdo, aclarando no sólo si están dispuestas a entregar hasta la última arma, sino también dando una orden desde el Secretariado para que sus frentes garanticen los derechos políticos y electorales en los 242 municipios donde tienen una presencia permanente.

Solo así tendrá sentido aquella expresión que lanzaron desde La Habana con bombos y platillos: “Buscamos una apertura democrática en el marco del fin del conflicto”.

Elecciones en Argentina: la tarea de Elegir Bien

El sueño de que en unas elecciones se vote por ideas y no por personas ha cabalgado por las sociedades latinoamericanas comicios tras comicios. En Argentina, que elige el próximo domingo un tercio del Senado (24 bancas), la mitad de la Cámara de Diputados (127), así como legisladores de todas las provincias del país—incluida la Ciudad de Buenos Aires—, el sueño persiste. Pero la regla en campaña fue la misma: los partidos aceitaron sus maquinarias y militantes con el ánimo de conservar a los fieles y atraer a los novatos, promoviendo las personas y olvidando la discusión de las ideas.

Por esta razón, varias iniciativas de los ciudadanos y la sociedad civil han querido poner en jaque esa regla. Una de ellas—de la cual soy partícipe—llamada Elegibien.com es una plataforma digital inspirada en el portal Votebien.com Colombia que permite que losciudadanos respondan a preguntas sobre la situación del país, bajo la premisa de que las redes sociales nos ofrecen la posibilidad de participar todos en igualdad de condiciones en la discusión de los problemas del país.

ElegíBien busca concentrar en un solo lugar a todos los candidatos y generar nuevas formas de debate interactivo. El objetivo es demostrar que—a pesar de la polarización en Argentina que ve la política con los lentes K y Anti K (por kirchnerismo y antikirchnerismo)—no hay una única lectura, ni protagonismos más grandes ni más chicos. En esta oportunidad, se invitó a los candidatos a responder 5 preguntas en el formato video-minuto sobre los problemas que más preocupan a los argentinos: #seguridad #inflación #desempleo #educación y #corrupción. Aunque terminen las elecciones, la iniciativa ve más allá del voto y el día electoral como formas de expresión y participación ciudadana para construir democracia.

¿Después del 27 de octubre qué haremos? Vamos a mantener una web en la que el ciudadano pueda conocer todas las campañas de los elegidos y comparar cuál ha sido su performance con respecto a los demás legisladores a través del tiempo. Una web donde el usuario pueda participar en la fiscalización de lo que hacen los políticos, formularles preguntas, pedirles cuentas, y usar el formato de video como principal herramienta para participar en el debate. Estamos construyendo una plataforma donde políticos y ciudadanos puedan encontrarse a debatir propuestas para una Argentina mejor.

Por supuesto no fuimos los únicos que apostamos por estas ideas. ElegíBien participó recientemente en una Feria Electoral organizada por el capítulo Hack Hackers Buenos Aires y conoció varios proyectos hermanos que chequearon las promesas de los candidatos en campaña (chequeado.com), desarrollaron buscadores para comparar su desempeño legislativo (Telam),  y están listos para recibir denuncias ciudadanas (Red Ser Fiscal) y hackear los resultados en tiempo real (atlas electoral) este domingo.

Durante las 24 horas de los comicios, la veda electoral alcanza a todo tipo de declaración de propaganda política de candidatos, así como la difusión de encuestas y sondeos preelectorales. Sin embargo, la ley no prohíbe el uso de nuevas tecnologías y redes sociales. Así que allí seguiremos promoviendo el debate de ideas para todos—aunque la más reciente encuesta de Poliarquía indique que Sergio Massa del Frente Renovador ganará cómodamente en la provincia de Buenos Aires y, que en Capital Federal el partido Propuesta Republicana del intendente Mauricio Macri también logrará que nombres como Sergio Bergman y Gabriela Michetti ocupen curul.

Lo que viene después del domingo  es una larga transición de más de veinticinco meses, en la que las fuerzas políticas lucharán por acomodarse frente a las presidenciales del 2015. Y es en este camino donde el trinomio de política, tecnología y vigilancia ciudadana cobrará más valor que nunca.

El Partido de la Red araña la democracia en Argentina

¿Cómo se teje la democracia en red? Construyendo un puente entre el clic y el voto.  Así de simple y ambiciosa es la propuesta de un grupo de jóvenes argentinos expertos en tecnología, que busca alcanzar una curul en la legislatura de Buenos Aires en las elecciones del próximo 27 de octubre, para representar la voz ciudadana en toda la extensión de la expresión.

Estos jóvenes crearon el Partido de la Red, un partido político que tiene como objetivo rescatar el concepto griego de democracia pero en la era digital: dándole poder al pueblo a través de un software. El partido ha recogido más de 6000 firmas (esas sí de manera personal, pues constitucionalmente solo el puño y letra es legal en Argentina) y la Justicia Electoral Argentina les validó 4244 adhesiones a comienzos de septiembre.

Así se convirtieron legalmente en una opción política alternativa, y es un hecho que a la hora de ejercer su voto los bonaerenses encontrarán una boleta con sulogo: una figura de una red tejida por nodos, que simboliza los pares y cuyo diseño fue escogido mediante un proceso de crowdsourcing.

En las urnas, los ciudadanos podrán elegir una lista cerrada, con la promesa de que si el partido llega a alcanzar una curul, el diputado electo votará los proyectos de ley tal y como lo decida la mayoría de quienes usen su plataforma (de código abierto y libre).

¿El fin? Votar por ideas en lugar de personas para implementar un modelo de rendición de cuentas participativo. En vez del “que se vayan todos” de la caótica argentina del 2001, el partido propone un nuevo paradigma: “entremos todos a tomarnos la legislatura.”

“Sentimos que el sistema no nos representa y queremos construir esta nueva sociedad en red. ¿De dónde partimos? de la legislatura,” afirma Pía Mancini, politóloga, quien figura como número dos de la lista de candidatos del Partido para las elecciones legislativas. La antecede el licenciado en sociología Agustín Frizzera, y la componen 28 jóvenes más entre 20 y 40 años, más 30 suplentes. “Con que solo alcancemos una banca, vamos a demostrar que la herramienta es efectiva,” Mancini agregó.

Una red de 200 voluntarios entre los que hay al menos 50 programadores comenzó a tejer esta idea desde mayo de 2012. Ahora hilvana cómo hacer para que el software—el cual simulará una botonera como la de los diputados para marcar “Sí,” “No” o “Abstención”— permita además a los ciudadanos argumentar su voto y debatir con otros.

“No creemos en las estructuras verticales. Al contrario, apelamos a la inteligencia colectiva, incorporar al otro, crear nudos de conocimiento y confianza. Hay un sistema viejo que no quiere oír, mientras la tecnología se ha convertido en la válvula de conexión entre el Estado y la ciudadanía,” explicó Mancini.

El partido está inspirado en el Partido Pirata de Suecia que fue pionero en difundir el modelo de la llamada “democracia líquida,” la cual no es otra cosa que la posibilidad de cualquiera de participar con un voto virtual, directo o delegado en las decisiones de los parlamentos de este país escandinavo. En suma, el objetivo es brindar a los ciudadanos la posibilidad de ocupar escaños. Actualmente existen cerca de 20 partidos piratas en el mundo pero, como explica Mancini, estos usan el sistema de la red para tomar decisiones internas de los partidos, donde solamente votan los afiliados.

En las elecciones de abril pasado en Paraguay, el Movimiento Despertar Ciudadano intentó implementar una propuesta de software similar, pero no alcanzó la curul en los comicios. Los jóvenes de este partido siguen reforzando su propuesta con charlas por todo el país con miras a las próximas elecciones.

“La idea es llegar a una co-creación de proyectos de ley, que los ciudadanos también propongan. Incluso que otros partidos usen el software que es libre. Hace falta mucha transparencia en la política y la agenda del diputado debe ser pública,” agregó por su parte Don Powa, otro de los pares de esta red quien figura como el número 22 en la lista.

Argentina aprobó este año el voto a partir de los 16 años y los partidos más poderosos afinaron su artillería para seducir a esos novatos. El Frente para la Victoria de la presidente Cristina Fernández de Kirchner y Propuesta Republicana (PRO) de Mauricio Macri, que gobierna en capital, tienen las agrupaciones militantes más emblemáticas: La Cámpora(peronista) y Jóvenes Pro. Siendo los jóvenes quienes más consumen contenido en Internet, es un riesgo que inunden la plataforma para tergiversar los votos a favor de una corriente política.

“Como los proyectos son públicos y también el sistema, los usuarios deben registrarse con nombre, DNI y domicilio de la ciudad de Buenos Aires, para poder votar. Estamos trabajando para evitar que la plataforma sea cooptada por usuarios falsos”, explicó  Powa.

Como una red que se va tejiendo de a poco, lo que ha logrado el Partido de la Red hasta ahora es una personería transitoria de 12 meses, que les permitirá ser partido nacional solo cuando tengan presencia en cinco distritos. Pero como bien explican los pares, cuando se habla de red, “la aspiración de poder es distinta,” y es allí donde, por ahora, una banca es suficiente para arañar la democracia.