Argentina: ¿En Default?

image

 

El ‘default’ de Argentina tiene tantas lecturas como tenedores de bonos argentinos hay en EEUU. La apreciación sobre si el país está o no en cesación de pagos, ha extendido el debate económico al campo político en donde el concepto “soberanía” se ha agitado de manera preponderante por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Para las calificadoras de riesgo Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s, Argentina entró en un default selectivo el pasado 31 de julio tras no cumplir el pago a los llamados fondos buitres, ordenado por un fallo del juez norteamericano Thomas Griesa. Sin embargo para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el país todavía se encuentra en un litigio inédito en la Corte Suprema de EEUU, y La Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA)  reversó su apreciación inicial de default para decir que no hubo moratoria en el pago de la deuda - al fin y al cabo el dinero del 93% de los bonistas está en las cuentas del Bank of New York.

Los discursos de la presidenta y de su ministro de Economía Alex Kicillof, quien encaró las audiencias de negociación con los fondos en Nueva York, advierten que el default no es tal, ensalzan el nacionalismo convirtiendo al juez Griesa y al mediador Daniel Pollac en enemigos públicos, logrando que hasta algunos detractores del gobierno estén de su lado porque no hay nada más popular que la carta de la amenaza externa, para que un país rodee a un mandatario.

En el concierto de la opinión pública internacional, no es poco que el New York Times haya dedicado un editorial destacando que Griesa es un juez que “busca controlar las acciones de un gobierno soberano” y que reconocidos economistas como el premio nobel Joseph Stiglitz hayan rechazado su fallo.

Ahora, ¿el problema es meramente semántico, ideológico, es realmente soberano? En la última década Argentina pagó su deuda con el FMI y reestructuró exitosamente la deuda con el club de París, pero también en 2005 y 2010 dejó a un 7% de los bonistas,  hoy convertidos en demoníacos ‘holdouts’, fuera del canje, cuya consecuencia se manifiesta en un impago con numerosos ceros a la derecha. Una demanda inicial de US$330 millones hoy se convirtió en una deuda de US$1.500 millones para el gobierno argentino.

En su momento también se aceptó a la justicia estadounidense como el escenario natural para dirimir disputas, con el ánimo de dar confianza a los acreedores. Hoy, eso que algunos califican como una cesión de “soberanía jurídica”, es otro eje de debate atizado por el gobierno argentino: el jefe de gabinete Jorge Capitanich sugiere que en el marco de Naciones Unidas se discuta  un nuevo “marco regulatorio” de los procesos de reestructuración de deuda en países soberanos.

El problema real en medio del tira y afloje semántico, es cómo estas decisiones afectan el bolsillo de los argentinos agobiados por una alta inflación, el cepo al dólar y el consecuente impacto al consumo interno. Para Argentina pagar sus deudas antes del 31 de diciembre, que es el plazo con el que el gobierno maneja su carta de negociación, tendrá que echar mano de las reservas del Banco Central, o como se ha especulado en los últimos días pedir ayuda a países del BRIC, tras la creación de su flamante Banco de Desarrollo. La consecuencia inmediata es la reducción del crédito y las inversiones, lo que afecta cosas básicas como la compra de vivienda o el financiamiento de energía, que Argentina importa ya hace más de un año.

Aunque los argentinos dicen estar acostumbrados a la crisis, un default en su estricto sentido no está pasando aún. Y aunque el fallo de Griesa es desproporcionado, el gobierno de Fernández de Kirchner todavía tiene márgenes de negociación, si es que decide mutar su discurso de aquella dicotomía que le hace bien a sus pretensiones electorales, pero mal a la economía: “patria o buitres”.

 

Five Things Argentina’s Presidential Candidates Would Like to Fix About Their Country’s Economy

There’s more than a year to go until Argentina’s October 2015 presidential elections, but campaign season unofficially kicked off last October when the headquarters of National Deputy Sergio Massa (Frente Renovador, or Renewing Front party) and current Buenos Aires Mayor Mauricio Macri (Propuesta Republicana, or Republican Proposal party—PRO) erupted in joy upon hearing the results of the 2013 legislative elections.

Massa—Argentine President Cristina Fernández de Kirchner’s former ally and chief of staff—split the votes of the Peronist party and received nearly four million votes, or 44 percent of the vote (becoming one of the most-voted candidates), to secure his seat in the Chamber of Deputies on October 27. He handily beat his opponent from the traditional Peronist-affiliated party, Frente Para La Victoria (Front for Victory—FPV) catapulting himself into the spotlight as a presidential contender. Meanwhile, Macri’s PRO won 16 new seats in the legislature. Amid a festive scene that resembled a political convention in the U.S., Macri launched his candidacy for president the same night.

Meanwhile, in the bunker of the ruling FPV coalition, President Fernández de Kirchner commemorated three years since the death of her husband, former President Néstor Kirchner, and celebrated her party’s continued reign as what she called “the strongest national political force” in Argentina. Today, the president has a number of potential successors—but Daniel Scioli, the current governor of Buenos Aires province, is the most likely candidate, according to the polls.

The Frente Amplio  (Broad Front—UNEN Coalition) candidate for 2015 will be announced after the party’s primaries on August 9, 2015, when political heavyweights such as Congresswoman Elisa Carrio, former Vice President Julio Cobos, and former Minister of the Economy Martín Lousteau will compete.

Next year’s election could lead to the first presidential runoff since they were established in the Argentine Constitution in 1994. The Peronist vote will go to either Scioli or Massa, whileUNEN and PRO have flirted with the idea of creating an alliance to end the 12-year period of Kirchner and Fernández de Kirchner’s government—which many economists blame for the Argentine economy’s decline.

Although macroeconomics are not hugely important for average citizens, issues like poverty, inflation and exchange rates “will be put on the public agenda by the candidates,” says Diego Coatz, chief economist at the Unión Industrial Argentina (Argentine Industrial Union—UIA).

Economic representatives of A

1. Reduce inflation.

image

Among the countries analyzed in the April 2014 International Monetary Fund World Economic Outlook, only 10 had inflation rates higher than 10 percent in 2013—including Argentina and Venezuela in Latin America.

According to the Fundación de Investigaciones Económicas (Economic Research Foundation—FIEL), Argentina’s inflation rate rose 2.28 percent during the month of May, due to the government’s devaluation of the peso in January and a drop in consumption. Yetvarious consulting firms estimate that annual inflation in 2014 will reach 28 percent. While the actual measurement has been controversial, many citizens nevertheless feel the decline of purchasing power and buy black market dollars.

“Inflation is not reduced through a recession or monetary tightening, but through inflation targets agreed upon with the private sector,” said Javier González Fraga, former president of the Central Bank of Argentina and an economist from the Unión Cívica Radical (Radical Civic Union—UCR)-Frente Amplio UNEN alliance. “It may take four years to bring [inflation] down to 4 percent, but on the basis of a solid fiscal policy.”

Marco Lavagna, son of former Economy Minister Roberto Lavagna and head of Massa’s economic team, said that the Fernández de Kirchner government’s devaluation of the peso is just a temporary fix for a larger problem.

"The peso was devalued without a sustainable program that looks at fiscal, monetary and exchange rate policies as a whole. The government had been doing these fixes to get to 2015—first with the unsuccessful policy of Precios Cuidados’ (freezing the price of specific goods), then asking the Central Bank to print lots of money and increasing interest rates,” said Lavagna. “It is important that the Central Bank has an independent president and protects the Argentine peso’s value” he said.

rgentina’s main political forces—minus those from the FPV, who declined to comment for this article—agreed to discuss five ways the next administration should address the economy.

2. Provide clear statistics.

image

Due to the controversy surrounding statistics from Argentina’s Instituto Nacional de Estadística y Censos (National Institute of Statistics—INDEC) to measure indices like inflation, poverty, growth or unemployment, the future of this office will be a huge challenge for the next president. In January 2007, former President Néstor Kirchner’s office fired at least 22 employees responsible for INDEC’s consumer price index. Since then, there has been a growing gap between Argentina’s official and unofficial consumer prices, and the opposition argues that the official statistics on inflation and other economic indicators are no longer reliable.

"Our deputies have submitted a bill for the consolidation of public statistics—which shouldn’t be subject to party manipulation, but instead managed by an autonomous institute that makes them available to people and researchers," says Michael Braun, CEO of Fundación Pensar and ideological center of the PRO party, which led Macri’s campaign just a few blocks from the Casa Rosada.

The dilemma is whether the new president should review the numbers retroactively, or start with a clean slate.

"Rates must recalculate retroactively. There are treasuries paid with fake indices, and if some people have been scammed and can prove it, the state has to face the trials and the political and economic cost," said González Fraga.

For economist Coatz of the UIA, it is difficult to correct old statistics, because many distortions can be generated. However, Coatz said that it is important to understand that the numbers “should be recollected and issued by the government [rather than an independent organization], because it is a very high-cost task.”

3. Stabilize the exchange rate.

image

“Blue,” “green,” “pale blue,” “gray,” “stock,” “tourist,” “savings” and “official” have all become familiar terms to refer to the dollar in Argentina. This is one of the consequences of the currency exchange controls installed in 2011, which some analysts believe should be stopped in order to stabilize the foreign exchange policy.

"The government partially relaxed the restriction, allowing citizens to acquire dollars for savings—which made the gap between the official and parallel dollar drop. These measures will continue until the end of [Fernández de] Kirchner’s government, although the cost will be to slow the economy,” said analyst Federico Barani, an economist from the Instituto Tecnológico de Buenos Aires.

The PRO party argues that if the government continues to print money to finance the fiscal deficit, the exchange rate will continue rising. “The rate is not going to be low, for sure,” said Braun of the PRO. “The current market consensus talks about an official exchange rate closer to 9.5 [pesos per dollar] by year-end.”

According to the Argentine futures market Rofex, the official dollar will close at 9.29 pesos by the end of the year. Currently, the official rate is about eight pesos, while the parallel dollar about 12 pesos.

The clearest risk for devaluation is if unions demand wage increases and if more strikes occur, as they did in April. Salary negotiations in August will be another test for the government.

4. Return to the international market.

image

The recent agreement Argentina reached with the Paris Club of creditor nations to resume repayment of its $9.7 billion debt seems to be the first step in its return to international credit markets. Even some in the opposition recognized Economy Minister Axel Kicillof’s success in this matter. However, the U.S. Supreme Court’s rejection of Argentina’s appeal in its battle with holdout hedge funds will force the country to pay at least $1.3 billion. The Argentine government is currently negotiating a settlement with holdout creditors in New York.

"If the government manages to get funding to face debt maturities next year (which reach $10 billion), it means bringing dollars into the country, and the chances of [winning for] Scioli or any kirchnerismo candidate will increase,” said Coatz of the UIA. “Otherwise, the option is to raise the rates, freezing pensions and curbing public investments—unpopular measures for the citizens”.

The next president will receive a robust economy, thanks to promising midterm investments: $15 billion for the Vaca Muerta oil field and an estimated $3.86 billion for mining projects in 2014. This scenario has turned Argentina into an attractive market for major European and U.S. multinationals, according to the latest Frontier Markets Sentiment Index.

However, the UNEN’s González Fraga recalled that in recent years, Argentina hasn’t signed any free trade agreements and instead “got stuck in Mercosur—an obstacle to integrate with Pacific countries. We must critically analyze the regional market and integrate with the world in a smarter way,” he said.

According to Marco Lavagna, another topic to address is energy policy. “In the past two years, Argentina has lost 40 percent of its Central Bank reserves due to imports of oil and gas,” he said.

"The political parties began to adhere to the 14 strategic points agreement for the future of energy policy, which has a long-term vision of 25 years,” Lavagna said, referring to a 14-point energy agreement signed so far by Sergio Massa from the Frente Renovador last May and Ernesto Sanz from the UCR in June. “The country has to give a signal of trust for the investment flows.”

5. Provide targeted subsidies.

image

The Asignación Universal por Hijo (Universal Child Allowance—AUH) is a conditional cash transfer program implemented by the Fernández de Kirchner government to encourage low-income Argentine families to send their children to school. All presidential candidates have promised to maintain the program if they win the presidency.

Broadening subsidies for the population under 18—and pensions for those over 65—are policies that all presidential candidates appear to support. Nevertheless, opposition parties criticize the extended policy of subsidies for basic services that President Néstor Kirchner began in 2003 to promote consumption after the 2001 crisis. “It has ended up benefiting the wealthy, who pay monthly electricity and gas bills of less than $10 and $5 per month, respectively,” analyst Federico Barani argued.

"The 30 percent of [Argentines] living below the poverty line are the ones who should pay minimum rates for public services,” said Braun of the PRO. "The same policy should apply to taxes: more taxes on assets, and less on medium-sized businesses. To fight poverty, we need to promote investments and to develop agro-industries," he concluded.

There are many challenges for Argentina’s next president. Whoever succeeds Fernández de Kirchner in 2015 will have a chance to enact the changes outlined above and strengthen the Argentine economy.

Originally published here

EL FÚTBOL QUE NOS HACE SOÑAR (Y MATARNOS)

Cerca de 57 mil colombianos han acompañado desde las tribunas a la Selección de fútbol y se han deleitado con los 11 goles que tienen al país en los cuartos de final de la Copa del Mundo, mientras un sentimiento de euforia e histeria colectiva inunda a la patria. Grandes empresarios y grandes endeudados que empeñaron hasta la casa para poder ir a Brasil, se encuentran entre ese público futbolero conocedor o ignorante del deporte de masas, pero capaz de aglutinarse ante ese proyecto de nación en que se ha convertido el fútbol.

Hasta el presidente Juan Manuel Santos, quien decretó el viernes como día cívico para que los empleados públicos puedan ir a su casa a ver el decisivo partido Colombia-Brasil, se aseguró un lugar en el estadio Castelão, en Fortaleza, junto a la presidenta del equipo anfitrión y rival, Dilma Rousseff. También millones seguiremos el partido por televisión, mientras un nombre memorable que vitorearía fielmente desde las tribunas, será el gran ausente de esta fiesta: Andrés Escobar.

A 20 años de su absurda muerte ocurrida el 2 de julio de 1994 en Medellín, cuando no habían pasado ni 10 días del autogol que el delantero hizo en el partido contra Estados Unidos, su nombre y los 6 tiros que lo extinguieron, retumban en la memoria de una sociedad testigo de los tentáculos criminales del narcotráfico. El último mundial al que había ido Colombia, no solo dejó un sabor amargo por su descalificación, sino por acto criminal que como ningún otro (ni siquiera las muertes de ministros, candidatos presidenciales, bombas indiscriminadas) hizo sentir a los ciudadanos indignados y avergonzados.

El asesino Humberto Muñoz pagó solo 12 años de cárcel. Era escolta de los hermanos Pedro David y Santiago Gallón Henao, reconocidos narcotraficantes de Carlos Castaño y luego socios del Chapo Guzmán, quienes en este caso solo pagaron 15 meses de prisión domiciliaria por el delito de encubrimiento y US$750 de fianza. Fueron los Gallón Henao quienes increparon a Escobar en una discoteca por el autogol, pero que gracias a su poder dentro de la Medellín de sicarios en moto, nunca fueron juzgados como determinantes del crimen, ni se esclareció del todo su relación con las jugosas sumas que la mafia se jugaba en las apuestas del mundial de entonces.

Las presiones que tenían los jugadores de esa icónica selección de ‘El Pibe’ Valderrama, Freddy Rincón, René Higuita y Leonel Álvarez, muy bien retratadas en el documental “Los dos Escobar” de los directores Jeff Zimbalist y Michael Zimbalist, distan mucho de la tranquilidad y confianza que se ve a los jugadores del equipo de hoy. Jóvenes como el crack James Rodríguez y el pase-gol Juan Guillermo Cuadrado, vivieron su infancia en la década de los 90, turbulenta pero quizá la salida a los peores años del narcoterrorismo. Se fueron a clubes europeos y aunque comenzaron de locales, no pertenecieron a esas plantillas financiadas por la mafia como el América de Cali y el Atlético Nacional de los 80s.

No obstante esa pasión desbordada y esa identidad—que en la Colombia de hoy no generan ni los políticos ni la mentada paz, pero sí el juego bonito de esta selección—no evita que dejemos de matarnos. Ya van 19 muertos y casi 4000 riñas tras las cuatro victorias, y cada vez que hay partido, las autoridades se desbordan en medidas de seguridad, imponen la ley seca (prohibición de venta de bebidas embriagantes) y hasta toque de queda para menores.

Como si fuera poco, por lo menos en Belo Horizonte, los colombianos han sido el grupo de extranjeros con más detenidos por delitos como entrar marihuana a los estadios, revender boletas y como no, emborracharse y pelear. Hasta el Ministerio del Interior lanzó la campaña “Fútbol en paz”, simplemente para que dejemos de matarnos.

¿Qué hay en la cultura colombiana que no nos deja llorar los goles y abrazarnos, en vez de salir a celebrar la victoria con balas y muerte? Son épocas más sosiegas como no, parece que ya no hay mafias ni narcos detrás de los equipos, y el resultado del campeonato ya es de por sí histórico para Colombia. Pero todavía no nos hemos desprendido de la violencia lastre que nos identifica, de la falta de cultura ciudadana, de las muestras de odio entre quienes piensan distinto, y eso que aquí todos somos la misma hinchada.

“El fútbol es la única religión que no tiene ateos”, dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano. Ojalá que a diferencia de las religiones, dejemos de matarnos cuando nuestros dioses no ganan. Ojalá que gane Colombia este viernes.

Colombia y el camino de la reconciliación

¿Cómo se gobierna con la izquierda y la derecha en la oposición?  ¿Cómo se concilia a un país donde casi 7 millones de personas (los que votaron por Oscar Iván Zuluaga) cree que el camino es la guerra y que no se debería estar sentado en la Habana con terroristas? ¿Cómo se entiende que lo del domingo fue más que un voto por Juan Manuel Santos, un plebiscito por la paz y que no es un cheque en blanco para el presidente, sino el momento de firmar acuerdos y ejecutarlos?

Esa Colombia política llena de sorpresas que en medio de la propaganda sucia (como no) puso a la opinión pública a debatir si quiere más sangre y muertos, o algún escenario de perdón y reconciliación, comienza una nueva era en que la mentada palabra paz cobrará su verdadero valor. Porque fue la esperanza de paz, la que hizo que las fuerzas de izquierda fueran con “tapabocas” a votar por Santos quien representa como nadie la oligarquía colombiana, y propone el modelo de desarrollo neoliberal que tanto combaten.

En su discurso de triunfo Santos fue vitoreado entusiastamente por un público que gritaba paz y a quienes se refirió como los “millones de compatriotas” que “votaron por la ilusiòn de cambiar el miedo por la esperanza”, y les propuso “desterrar para siempre el odio y la violencia de nuestra democracia”.  Incluso le habló a las víctimas al subrayar que “es el momento de reconocerlas, es el momento de reconstruir regiones azotadas por la violencia”.

No obstante el triunfalismo, el próximo 20 de julio comienza una nueva legislatura, que por primera vez (aún sin estatuto de oposición) tendrá como fuerzas antagonistas a partidos de derecha como el Centro Democrático de Álvaro Uribe y el Partido Conservador, y de izquierda como el Polo Democrático. La Unidad Nacional no es tan fuerte como en el primer periodo de Santos, donde todavía gobernaba con el caballito de la seguridad democrática y la gente creía que habia votado por un fiel representante de su antecesor.  

Su voltereta no obstante, le costará una férrea oposición liderada por su ex jefe desde el Senado al mejor estilo del Tea Party en EEUU, pues por allí tendrán que pasar todos los acuerdos a los que se lleguen en la Habana con las Farc y el Eln. El estilo pendenciero de Uribe reflejado en su Twitter y en su último comunicado en el que palabras más, palabras menos dijo que Santos se había robado la elección, sin duda es un ejemplo de lo que será la relación con el Ejecutivo.

Y aunque solo se esté hablando de paz por estos días, Santos también deberá sacar adelante reformas como la de justicia, salud y educación, que le costaron en su primer gobierno, fuertes paros de sectores trabajadores que más que nunca tienen voz en sus bases.

La tan criticada “mermelada” que no es otra cosa que repartir auxilios parlamentarios para que los congresistas lleven obras a sus regiones, (lo que significa votos), se aceitará como siempre en la antesala de las elecciones de 2015 donde las fuerzas partidarias competirán por las alcaldías y gobernaciones del país.

Esos sectores que hoy le concedieron todo por la paz, serán vigilantes de que sus demandas sean satisfechas y los caminos de negociación finalmente conduzcan a la reconciliación. Serán  otros cuatro años de intensa polarización política, pero al menos con las banderas de la guerra a media asta.

Snowden sobre cómo resetear la red

image

¿Qué haría si tuviera la oportunidad de resetear la red? ¿Quizá cuidaría la información que sube a ella? ¿Haría sus datos más seguros? ¿Sería más selectivo en los sitios que visita o en los amigos que acepta en Facebook? En la conmemoración de un año de las revelaciones hechas por el ex CIA Edward Snowden sobre la vigilancia masiva que el gobierno de Estados Unidos a través de la NSA, hacía a sus ciudadanos y a otros gobiernos, fue lanzada la campaña: Reset the net.

El escenario: El Personal Democracy Forum (PDF) en New York City. Los protagonistas: decenas de miles de usuarios de la red secundados por las mayores compañías tecnológicas del mundo, como Wordpress, Google, Mozilla, Tumblr, Twitter, Dropbox, SendGrid y CloudFlare. El lema: apagar la seguridad débil, encender la privacidad. La forma: usando y difundiendo herramientas de encriptación de código libre y abierto que permitan a los ciudadanos protegerse del espionaje del gobierno.

Sitios web y aplicaciones de las compañias mencionadas se comprometieron a incluir en sus servicios los protocolos Secure Sockets Layer (SSL) y Transport Layer Security (TLS) que permiten proteger la navegación en la red y el envío de mensajes cifrados. Paralelamente los activistas están presionando a los congresistas para que discutan leyes que regulen la vigilancia gubernamental.

La campaña fue lanzada por el mismo Snowden quien apareció en la conferencia de PDF en NYC vía Google Hangout, desde algún lugar en Rusia, para recordar porqué se ha convertido en un héroe de los defensores de la libertad de expresión.

"¿A quién estamos protegiendo, a la nación o al Estado?", cuestionó Snowden a las agencias de inteligencia mientras conversaba con John Perry Barlow, co-fundador de Electronic Frontier Foundation. El ex agente hizo una retrospectiva de lo que ha pasado en el último año desde que se convirtió en fugitivo de la justicia de su país, mientras millones en el mundo donan dinero para su defensa legal (su credencial de asistente al PDF fue subastada por US$1000).

"El creciente apetito por controlar a los ciudadanos se ha convertido en un problema global; no se puede monitorear a un país entero por unos cuantos criminales", añadió, recordando que con base en la información que los gobiernos recolectan, se han matado personas. 75 billones de dólares al año en espionaje y el chantaje de la NSA a la Corte Suprema y al mismo presidente Barack Obama sobre las amenazas a la seguridad nacional, han provocado que los ciudadanos sean cada vez más desconfiados y exijan la protección de sus datos.

"La gente quiere que el gobierno rinda cuentas, necesitamos terminar con la vigilancia masiva y hacerla sólo cuando sea necesaria y proporcionada". Snowden se refirió a los 13 Principios Internacionales sobre la Aplicación de los Derechos Humanos a la Vigilancia de las Comunicaciones, que básicamente protegen los derechos a la intimidad y a la libertad de expresión en esta era digital.

Finalmente advirtió la importancia de la encriptación e invitó a activistas y ciudadanos a apropiarse de esta práctica pues gracias a todos los datos que ingresamos desde nuestros dispositivos a la red libremente, “el gobierno tiene en un exhaustivo récord de quiénes somos”. Así mismo, haciendo eco de la palabra democracia tan familiar para la audiencia, invitó a los ciudadanos a votar en las elecciones de noviembre en EEUU, pero sobre todo a hacer campaña contra aquellos políticos “que no representan el interés público”. 

Originally published here

Ballotage por la paz

Miedo. Una simple lectura—que no pretende ser estadística—de las redes sociales, tras el resultado electoral del pasado domingo en Colombia, me arrojó innumerables veces esa palabra. Colombianos indignados y connotados columnistas la usaron para manifestar lo que sienten frente al escenario que el 40% de los votantes del país nos dejó para segunda vuelta: otra elección entre representantes de la misma oligarquía de siempre, el presidente en ejercicio, Juan Manuel Santos y el candidato del Centro Democrático uribista, Óscar Iván Zuluaga.

Una elección entre la ultraderecha y la centroderecha, entre la guerra y la paz, entre los amigos y enemigos del ex presidente y flamante senador Álvaro Uribe, quien es sin duda no solo el gran elector de la jornada sino el gran protagonista de la política colombiana de los últimos 12 años.

Es así como el epílogo de la carrera electoral a la que llegó Colombia el domingo, y que hasta hace apenas un mes parecía ser liderada por la anunciada reelección de Santos (difícilmente un mandatario no es reelecto; Lula, Evo, y Correa son ejemplos) estuvo marcado por la abstención y el miedo.

Ya no es el miedo a salir a votar o a ser amenazado si no se vota por el candidato respaldado por los violentos; paradójicamente, fue una de las jornadas electorales más tranquilas, gracias a la tregua pactada con las FARC y el ELN desde La Habana. Es el miedo a que ese proceso de paz se rompa, o a que por seguir avanzando en la idea de diversos sectores del país de que es conversando y no a bala que la guerra se acaba, los guerrilleros salgan impunes de sus crímenes o venga a Colombia el “castro-chavismo.

El miedo a que las FARC se “adueñen” del país fue el discurso ventilado sin cesar desde la campaña de Zuluaga (es decir, la de Uribe). El ganador de primera vuelta con el 29,26%, 3.759.862 votos, ya anunció que rompería el proceso de paz si gana la segunda. Un mensaje que siempre cala porque es más fácil vender el discurso de seguridad que el de la paz, y porque sobre el segundo, difuso y complejo, se ha especulado mucho desde que se iniciaron las conversaciones en La Habana. El elector común no tiene información sobre lo que se está pactando en Cuba o tal vez simplemente no le interesa. Tampoco ha habido suficiente pedagogía.

Si bien muchos en Colombia queremos la paz, la complejidad de discutir políticas como la agraria, la antidroga o la participación política de los alzados en armas no pasa por el análisis del electorado. Que eso le signifique seguridad en el mediano y largo plazo, no es algo que el ciudadano digiera la hora de ir a la urnas.

Si es en cambio de expresa preocupación para partidos políticos, intelectuales y medios de comunicación que han hablado en los últimos días de hacer un frente por la paz para rodear el proceso. Esto es, votar por Santos. Aún sus más enconados opositores—como su contendor del 2010, Antanas Mockus; la ex candidata del Polo Democrático Alternativo (un partido de la izquierda), Clara López (que obtuvo en la primera vuelta el nada despreciable número de 1.957.626 votos); y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro—hoy hacen campaña pública para rodear el proceso. Dentro de los movimientos de izquierda y de organizaciones de derechos humanos que tienen sentidas diferencias con Santos por haber manejado con desatino las protestas y demandas de sectores campesinos, hay un debate interno por tener que elegir el mal menos peor con tal de no dejar que la ultraderecha se tome el país, con todo lo que eso significa: falsos positivos, avance del paramilitarismo y más guerra.

Así las cosas y a sabiendas de que los conservadores se irán con Zuluaga (es decir con Uribe), lo que representa los 1.995.628 votos que obtuvo Marta Lucía Ramírez, aún falta saber que pasará con los votos de Enrique Peñalosa (1.065.111, correspondientes al 8,29 por ciento) y con la también histórica cifra de voto en blanco que alcanzó el 6%. De las alianzas y de lo que pase en las siguientes dos semanas y media de campaña, depende el futuro del país. Zuluaga se ha mostrado inmune e impune a los escándalos: ni un hacker entregándole información confidencial sobre La Habana lograron desbancarlo del primer lugar.

Las FARC, que cumplieron 50 años de fundadas este 27 de mayo y quienes fueron factor de peso electoral en su momento (eligieron a Pastrana y a Uribe por razones totalmente opuestas) prefirieron callar hasta segunda vuelta. El país también les pide un gesto generoso de paz que devuelva la confianza de que el proceso vale la pena, que extiendan la tregua y avancen en pactos. Aunque es el tema que por décadas ha trasnochado a Colombia, este 15 de junio más que nunca es el ballotage (segunda ronda) por la paz. Y contra el miedo.

“Haberme resistido al Estado me ha permitido prolongar la vida”

En el agite propio de las conversaciones de paz que se llevan a cabo en Cuba entre el gobierno colombiano y las Farc, un hombre moreno, de estatura mediana y marcada estirpe campesina, asiste siempre a Andrés París en sus tareas como jefe de prensa. Si hay tiempo, le ofrece a los periodistas guiarlos a algunos lugares emblemáticos de La Habana, y, como no, termina respondiendo entrevistas. Todavía pregunta cómo sincronizar algunas funciones de su celular y  se sorprende por las posibilidades tecnológicas de la comunicación virtual, lo que delata que sin duda conocía poco de la selva de cemento.

Es Tomas Hojeda Molinares, tiene 45 años, nació en Segovia, Antioquia y es el segundo comandante del Bloque Iván Ríos que opera en esa región al noroeste de Colombia. Así, con H, escribe su apellido en las tarjetas de presentación que reparte, impresas en papel de cartulina amarillo, en las que figura su nueva tarea: asesor de Comisión de Prensa. Su ortografía en varios intercambios electrónicos revela que en efecto, como cuenta, no puedo terminar la educación primaria: “No estudié, muy complicado en ese escenario de guerra poder profesionalizarse. Ese sueño de hacer la carrera universitaria se me frustró”.

Hace apenas un año y medio, convocado por el secretariado de las Farc, dejó el tupido escenario del monte colombiano, que en 30 años había sido su único hogar, para hacer parte de la delegación de paz. Hoy organiza “hangouts” y participa en los videos que hace la guerrilla para su canal de Youtube. Dice que extraña la naturaleza de Colombia, a los líderes campesinos y a sus compañeros de bloque, con quienes mantiene contacto como puede a través del Secretariado. Son esos dos mundos su referente de civilización.

En esta entrevista con Gara, cuenta sobre su vida en la guerrilla y por supuesto en La Habana.

image

¿Cuál es el mayor impacto de esa transición del monte a la ciudad?

Tomás Hojeda: Tú estás enseñado a estar en un medio ambiente muy diferente, es salir del mundo interior al exterior y se encuentra con una cantidad de cosas que uno no conoce, que las interpreta como puede, porque uno sabe que el mundo evoluciona, las modernizaciones. En el monte cumplimos con un ejercicio de actividad permanente en torno a la disciplina militar, que cuando llegamos acá extrañamos un poco.

Son 30 años en el monte, o sea que ingresó a las Farc siendo un niño.

Ingresé al frente 47 de las Farc al límite de la edad permitida, 15 años, en plena ebullición del paramilitarismo en el Magdalena Medio, mientras veía aparecer muertos a mis compañeros de la Juco (Juventud Comunista). Nos mataban solo por repartir propaganda y afiches del partido en Segovia y Remedios (Antioquia). Fui testigo de todos los movimientos para acabarnos, el MRN (Muerte a Revolucionarios del Nordeste), luego el de MAS (Muerte a Secuestradores) que es el mismo que perpetra la masacre de 1988 en Segovia, por todo eso decidí vincularme a las Farc. Toda mi vida guerrillera la he pasado en el nordeste de Antioquia, el eje cafetero, el sur de Córdoba y el Magdalena Medio.

*****

Hojeda estuvo muy cerca de las áreas de combate de compañeros suyos que nunca vio en tanto tiempo de guerra en el monte y vino a conocer en la Habana: como al negociador Rubén Zamora del Frente 33.  Pasó por otros frentes como el 4to, 5to y Mario Vélez, todos pertenecientes al Bloque Iván Ríos, que opera en zona aurífera, y es la estructura armada que más ingresos obtiene de cobrar extorsiones a las maquinarias y dragas usadas para extraer oro ilegalmente, según revela el portal Insight Crime.

¿Cómo ha sido la comunicación con su familia durante todos estos años?

Yo tengo dos hijos en Colombia, muchos hijos de nosotros tienen que estar exiliados, los míos pues no. Mi hija está terminando la carrera de comunicación social y periodismo y tengo un niño de 7 años. Son hijos de madres diferentes que también fueron de la guerrilla. Una murió por accidente y la otra después del parto. La vivencia de los hijos para nosotros es imposible, pero desde luego hay un amor hacia ellos. Por su propia seguridad, el contacto es muy poco. Ahora hablo menos que antes con mi familia, porque incluso las familias de algunos compañeros de la organización están sufriendo acciones de tipo represivo y judicial por parte del Estado, por el delito de sangre.

¿Cómo son esas relaciones afectivas dentro de la organización?

Desde luego que sí podemos tener relaciones afectivas, hombres y mujeres tienen los mismos derechos y deberes de acuerdo a la los principios e ideales de las Farc. Los dos compañeros, si en la parte afectiva llegan a un común acuerdo, puedan llevarla a cabo. En las Farc se permiten las relaciones de pareja sin ninguna dificultad, a veces las tareas las complican un poco.

¿Y la comunicación con sus compañeros en la selva, continúa?

Con nuestros compañeros allá se hace por los conductos regulares en las FARC, desde acá a través del Secretariado, y de los jefes de los bloques en las zonas de confrontación en Colombia, porque aquí estamos en la superación del conflicto pero allá estamos en conflicto permanente.

¿Cómo transcurre su día a día, cuáles son sus tareas?

Es una experiencia bastante empírica en el área de prensa porque no tenía conocimiento. Uno aprende mucho por el mismo contacto que tiene con los periodistas que conocen cosas interesantes como manejar la ética de esta labor, más en una contienda como la que estamos manejando ahora en que la información es impactante y compleja.

*****

Hoy con un mayor acceso a los medios de comunicación, muy limitado a la radio en la selva colombiana, dice que puede estar “24 horas informado” y que la magia de Internet todavía le sorprende: aunque ese Internet sea el de la Habana, lento, con limitaciones de acceso a ciertas páginas, sin duda la navegación del Hotel El Palco donde se hospedan, es un privilegio del que no gozan la mayoría de los cubanos. No obstante reconoce que hay un discurso “imperante en los medios de comunicación” que no le gusta y que ha retratado a la organización guerrillera “como si fuéramos lo peor”.

¿Se siente seguro en Cuba?

Si, aquí uno puede decir que casi todo cubano contribuye a la seguridad de la población, de modo que uno aquí se siente seguro, obviamente uno no descarta, no por los cubanos, por algún grupo de mercenarios, que pueda intentar hacer alguna opción para sabotear el proceso. Nuestra presencia aquí es legal es conocida, la hemos mantenido con la mayor naturalidad. No soy conocido ni aquí ni en Colombia, pero los medios malinterpretan todo lo que hacemos, es lógico que queramos conocer Cuba, es una revolución que admiramos mucho y no sabremos por cuánto tiempo estaremos aquí.

30 años de combate le deben haber dejado muchas experiencias no gratas ¿Alguna en particular?

La dificultad o la nostalgia o las vivencias que más me hacen reflexionar, son las mismas que embargan a las Farc en relación a la situación del conflicto y en torno a la política del paramilitarismo en todo el territorio nacional, en particular en algunas regiones con mayor intensidad.  Desde el punto de vista militar en todos los combates tienes el riesgo de la vida misma, pero haberme resistido a las políticas oficiales, ha hecho que haya podido prolognar la vida misma. Uno ha conocido muchas personas que hoy no existen, ya prácticamente muchos por la misma violencia, se han ido. Uno históricamente resalta haber podido a esas alturas, con todo lo que es Colombia, estar sentado aquí y poder plantear una solución política a través del diálogo.

Usted mismo entro muy chico a la guerrilla, ¿cuál es la realidad de los menores combatientes? Estudios de organismos como la ONU dicen que las Farc siguen haciendo reclutamiento forzoso.

Tenemos una edad limitada de los 15 años en adelante, la misma del Ejército Nacional. Me han contado que ellos se llevan a fulano que estaba en el colegio en clase, no ha terminado el bachillerato, y ni así lo dejan seguir. La misma violencia que deja huérfanos, viudos desplazados, ha hecho que hayan quedado niños abandonados y las Farc generosamente haya tomado responsabilidad de ellos y los haya ubicado en algún lugar para ayudarlos en atención, pero cuando ellos han tomado ya su uso de razón y se han querido vincular a la organización, pueden hacerlo. Pero no de 12 años, eso es mentira. La ONU no es imparcial con relación a los conflictos, siempre está supeditada a la parcialización de lo que quieren las instituciones oficiales de los países, se documenta a través de la información oficial del Ministerio de Defensa y Bienestar Familiar (Institución que vela por los derechos de los menores en Colombia) para deslegitimar la parte política de las Farc.

A otras instituciones como el Comité Internacional de la Cruz Roja, que ha mediado en la liberación de secuestrados, ¿si la considera imparcial?

Ha jugado papel importante en lo que tiene que ver la parte protocolaria, han hecho una labor muy imparcial, muy profesional y ética y tal vez no es a que al 100% nosotros confiemos en el CICR, pero sí ha habido un respeto bastante considerado, hemos respondido a su gesto, con la liberación de secuestrados.

*****

Sobre temas puntuales de responsabilidad de las Farc en la violencia armada, Tomás se remite a decir, como la mayoría de sus compañeros negociadores en Cuba, que todo será esclarecido en una Comisión de Revisión y Esclarecimiento de la Verdad de la Historia del Conflicto Interno Colombiano. Y también, como todos, culpa al Estado de haberlos impulsado a la lucha armada.

¿Usted cómo entiende la palabra “reconciliación”?

Ese es un punto que no hemos abordado, que estará en la refrendación de los acuerdos, es un mecanismo que tenemos que construir en la mesa con la contraparte. Vamos a abordar ese tema incluyendo la parte jurídica. Lo que estamos muy interesados con relación al tema de las víctimas es que a ellos le debemos inyectar (sic) el origen mismo de lo que en sí ha sido la violencia en Colombia y lo que ha conllevado a que haya este tipo de situaciones anómalas, que han sido una catástrofe en nuestro país. Es posible que en esa confrontación haya habido victimas por parte nuestra, pero no como una política de las Farc porque luchamos en contra de la desigualdad social y nuestro cerco de lucha como tal, es la lucha por el bienestar de los colombianos menos favorecidos.

¿Qué se ve haciendo en un escenario posconflicto?

Eso lo dejo a consideración de la organización, internamente hay unos mecanismos que define la responsabilidad que cada uno tiene que asumir. Me veo en la construcción del tejido social del país.

¿Y si ven a una sociedad tolerante con la reinserción de ustedes? Muchos en Colombia están de acuerdo con el proceso de paz pero no con la posibilidad de ver a las Farc haciendo política…

Esas son encuestas manipuladas, la inmensa mayoría prácticamente en Colombia quiere la solución política, quiere que se supere el conflicto, quiere vivir en un mundo distinto al que ha sido sometido. La paz en Colombia es un anhelo de todos y cada uno. 

Originally published here 

A country of exiles

Displacement affects more than 3 million Colombians.

In the poorest neighborhoods on the outskirts of Bogota, the country is re-settling. Coming from the richest lands in Colombia, where subsistence products feed many mouths, thousands of families have had to move to improvised shacks, built on unstable land that occupies an immense labyrinth.

The multiple accents no longer talk only of a war extended to all corners of the country, but a collective sadness brought on by forced displacement — already recognized by the International Criminal Court as a crime against humanity.

Near 25,000 exiles are now living in the Altos de Cazuca, in the capital’s southeast district of Soacha, now the biggest recipient of this population along with neighboring Ciudad Bolivar.

This conflict, in addition to murders and kidnappings, has also produced 3 million internal refugees in the last two decades, with an annual rate of around 200,000 people, according to the governmental program Social Solidarity Network. The majority of these refugees are escaping threats or from being caught in the crossfire in areas fought over by more than one armed group, where the word “state” comes off as a joke.

Caught in the crossfire
Mara, as she asked to be called, knows better than anybody what it means to be part of the civilian population in the middle of the conflict. The 37-year-old is originally from a town of some 5,500 inhabitants, close to the Caucasia municipality in the northwestern Antioquia department.

Her house was surrounded by a river of rivalries: just crossing it would warrant an encounter with members of paramilitaries and a few steps to the other side would mean a run-in with guerrilla fighters from the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC). There her husband worked driving a small boat, or chalupa, that served as public transportation between the two banks.

“We survived on that. He made some 700,000 pesos [US$350] a month working 10 hours a day. It wasn’t enough because when one is poor, nothing is ever complete, but we at least owned a house,” said Mara, who was working then as a mother leader in the government program Families in Action, which benefited 144 mothers who received a subsidy for their children’s education.

“Once, a group of people hired him to go to the other side of the river and on crossing, there was another group of people, armed, who told him not to move until he received a new order. It seems that this group had killed a few people, so their family members took it out on my husband because he supposedly should have known that he was transporting murderers,” she said.

“That’s why the guerrillas came to my town looking for him and he had to flee to the jungle,” she added. “Then they took my son, they were going to kill him … but he also escaped. They retaliated against us and came in my home with rocks, sticks and arms, screaming, ‘damn killers, come out.’ 

After hiding for several hours, they managed to leave at night to go to Caucasia in a car that a family member got for them. They went to the house of Mara’s mother, who lives in precarious conditions and could only offer a floor to sleep on. In the middle of last year, they managed to go to Bogota thanks to tickets sent by Mara’s sister.

She finally met someone from the local office of the United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR), who helped her get a change of clothing and told her how to get the emergency humanitarian aid offered by the government — some $100 a month per family — including three months of rent and food, usually a long time after the first move.

Violent parallel power
Painful stories like Mara’s are found in the Altos de Cazuca, with 30 neighborhoods and available land, mostly illegal, without any mention in the District Land Ordering Plan. The precariousness of the infrastructure causes the cost of rent to waver between 50,000 and 100,000 pesos ($25 and $50) per month, including services — very little compared to other sectors in the city.

All of this deregulation has brought about a violent parallel power. Daniel Rendón, 38, who arrived to the area in 1998 and César Plata, 36, who has been there eight years are both witnesses of this. Both men are members of Soacha’s Table of Dialogue, Management and Development (MIGD, for its initials in Spanish), that defends the rights of displaced people.

They arrived after fleeing from the northern Uraba region in times when there was a cooperative in Soacha with a registry in the Chamber of Commerce that offered 16 by 12-meter (52 by 39-foot) lots costing up to one million pesos ($500).

Despite legislation recognizing displaced persons as being entitled to special rights for their condition as victims, the attention this population receives is almost entirely dependent on international cooperation.

“The people’s attitude is: you poor displaced people, take these pants and this old shirt. And we are people who lived better than anyone who now looks at us with pity,” said Rendón.

A scourge that doesn’t stop
• 3 million have emigrated internally because of violence in the last 20 years.

• A record 414,000 emigrated in 2002, the first year of Álvaro Uribe’s government.

• 200,000 annually have abandoned their homes in the last five years.

• Emigrees’ departments: Antioquia, Valle, Tolina, Meta, Caqueta

• Receiving cities: Bogota and Soacha, Medellin, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Villavicencio.

• Threat origin: FARC 88 percent, National Liberation Army (ELN) 28 percent, paramilitary groups 17 percent, ex-paramilitary and drug-trafficking groups as well as common crime 84 percent (the figure goes over 100 percent because in various cases there is more than one threat origin).

Want to read this article in spanish? Click here 

El viacrucis de Bogotá

image

Foto: Colprensa

Con Rafael Pardo como alcalde interino, el ex-alcalde Gustavo Petro destituido y en campaña por una Asamblea Constituyente, y unas elecciones atípicas en ciernes pero sin fecha definida, Bogotá—la ciudad más importante de Colombia—padece un viacrucis como consecuencia de una serie de malas decisiones administrativas, políticas y de abuso de poder nunca antes vistas.

El 19 de marzo, Bogotá fue protagonista del fin de una larga batalla judicial que comenzó cuando el Procurador General, Alejandro Ordoñez—un católico empedernido que gobierna con crucifijo y creencias anticomunistas de antaño—declaró la muerte política para Gustavo Petro, el único ex-guerrillero que había logrado llegar a la jefatura de gobierno de la capital del país por voto popular. Es cierto que fueron 730 mil votos, una mayoría simple por los volúmenes de abstención en Colombia, pero fue elegido por voluntad popular al fin y al cabo.

El procurador destituyó a Petro de la Alcaldía y le decretó inhabilidad para ocupar cargos públicos por 15 años, como sanción por el caos y la improvisación en el esquema de recolección de basuras de Bogotá implementado por el ahora ex-mandatario. En Colombia el Procurador emite fallos de esta envergadura porque la procuraduría se encarga de castigar faltas disciplinarias y la Constitución así se lo permite. El asunto es que durante el mandato de Ordoñez, sus resoluciones parecen más una cacería de brujas contra opositores políticos—como en los casos de la ex-senadora Piedad Córdoba y el ex-alcalde de Medellín Alonso Salazarque—que sanciones contra malos gobernantes por mal ejercicio del poder.

La estocada final del fallo—calificado como desmedido por sectores tanto de derecha como de izquierda—la dio el Presidente Juan Manuel Santos tras desconocer las medidas cautelares que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le había otorgado a Petro para preservarle sus derechos políticos. Santos avaló el fallo y dijo que ya que la vida de Petro no corría peligro, las medidas de la CIDH eran exageradas. De hecho, la CIDH también tiene la capacidad de otorgar medidas cautelares para salvaguardar los derechos políticos individuales, no solamente para proteger la vida. Y a Santos también se le olvidó que al menos nueve sentencias de la Corte Constitucional dicen que las medidas de la CIDH son vinculantes y que Colombia estaría faltando a la Convención Americana de DDHH con esta decisión.

A pesar de las protestas de varios juristas, Santos puso como interino a un alcalde de su bolsillo, Rafael Pardo, quien se desempeñaba como su Ministro de Trabajo. Paralelamente, el Presidente anunció un paquete de medidas para Bogotá, un Plan de Choque que llevaba consigo un tufillo de campaña en momentos en que busca su reelección frente a un electorado esquivo y de los más conscientes del país. Si hay algo que tiene Bogotá es voto de opinión, y este difícilmente se compra con clientelismo.

El Presidente aprovechó la salida de Petro para prometer en plaza pública lo que al Estado le corresponde hacer pero nunca le concedió al ex-alcalde: costear el 70% de las obras del Trasmilenio y el Metro de Bogotá—equivalente a $500 millones. Una jugada bastante popular si se tiene en cuenta que la movilidad es uno de los temas que más preocupan a los bogotanos.

Tras la movida política de los últimos días la gran pregunta es cuándo serán las elecciones atípicas para Bogotá, quiénes serán los candidatos y cuál será el futuro de Petro. El ex-guerrillero del Movimiento 19 de Abril (M19) ocupó la Plaza de Bolívar en varias ocasiones, alentando a sus simpatizantes a defender su gobierno. Ahora, Petro comenzó una gira para promover una Asamblea Constituyente que permita reformar la Constitución del 91—de la que él fue partícipe—para quitarle funciones a esa Procuraduría todopoderosa y darle autonomía regional a los gobiernos.

Una Asamblea que curiosamente también la piden las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde La Habana para reformar el modelo neoliberal y el flamante senador electo, Álvaro Uribe, muy seguramente para buscar su segunda reelección.

¿Quién sacará de su viacrucis a Bogotá? La gestión de Petro iba a ser evaluada por el pueblo que lo eligió en una revocatoria de mandato fijada para el 6 de abril. Pero este “golpe de Estado” como él lo llamó—de una manera algo exagerada—frustró esa voz ciudadana. Lo que viene en las urnas es incierto, como es el futuro de Bogotá.

“Peace is going to play a role in elections, whether for or against the process”

imageInterview with Victoria Sandino Palmeras, FARC peace delegation member in Havana, Cuba

As she was finishing her communications studies in Bogotá in the 1990s, Judith Simanca Herrera, who now goes by the name Victoria Sandino Palmeras, from the northern department of Córdoba, decided to leave “everything behind” and immerse herself in the Colombian jungle. She joined the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) and ultimately became commander of the group’s Block 21, which operates in the southern part of the country. In San Vicente del Caguán, during the fruitless peace negotiations under President Andrés Pastrana (1998-2002), she was part of the security detail for the now-deceased commanders Alfonso Cano and Raúl Reyes.  Now 48 years old, she is one of 13 women on the negotiations team in Havana who since Sept. 2012 have been in peace talks with the administration of President Juan Manuel Santos. Latinamerica Press contributor Jenny Manrique spoke with Sandino in Havana about the reality within the FARC and the future of peace negotiations.

How many years have you been a member of the FARC and why did you join the guerrilla movement? 
I’ve been with the organization for 21 years. I started my political life almost as far back as 12 years old in the Communist Youth of Colombia and in the 1990s, when the genocide of members of the Patriotic Union (UP) happened, colleagues died and the persecution of popular leaders became increasingly intense. You start to ask yourself: life is at stake here, the government will not create the democratic changes the country needs, there are fewer and fewer opportunities to participate in politics. We can’t let that list of dead get longer, we are going to add onto another list — the ranks of the FARC.

What is your interpretation of the peace process here in Havana, with an election in Colombia approaching?
The government [of President Santos] yearns for the FARC’s surrender, for us to give up the fight after more than 50 years, but throughout the negotiations they’ve came down from that cloud, they know that’s not possible. When we proposed a ceasefire during the campaign [ahead of the presidential elections slated for May 25] it was so that wouldn’t influence the process at the [negotiations] table, but the government didn’t accept it, so the FARC and peace are going to play a role in the elections, whether for or against the process. It is important to be able to impose the will of the majority against a political solution to the conflict.

You are currently negotiating the topic of illicit crops. What degree of responsibility are you prepared to acknowledge in drug trafficking?
We believe trafficking is a social phenomenon that has entered every sphere. Farmers have been pushed to grow coca, poppy and marijuana in areas where there is guerrilla because we are nationwide, but we are not the police nor could we repress them because it is the only choice they have. The [manufacturing] laboratories are not in our area, rather in those under army control. We discussed creating alternatives that disconnect the farmers from that crop and where proper treatment is given to consumers, who are the weakest link. We’re asking for a historic truth commission to define the roles everyone has played, including the most powerful in money laundering. If in that, one of our people who is connected should fall — it’s possible —, the organization will have a response to that.

Which issues regarding gender have you brought to the negotiations?
The first issue is that female guerrillas be recognized as political subjects who are here based on merit, because the organization decided it, not because we are the first ladies of X or Y comrade. The gender issue on the table is transversal. In relation to the agrarian issue, it has been suggested that women who are heads of households take priority for land ownership, loans, and education in the rural areas. Of the 100 proposals we presented on political participation, about 37 are related to gender equity. And at every point.

Within ranks of the guerrillas, is there such gender equality?
It’s a stereotype that women don’t have rights in the FARC and it questions the organization, as if Colombian society — chauvinistic and capitalist — were different. We can’t even imagine a female guerrilla being mistreated and nothing happening, because there are rules and principles that don’t allow for that. What you see on a daily basis in the campesino, indigenous and African descent communities, where the husband comes and hits his [female] partner or his children, that doesn’t happen in the organization, because we have equal rights. Sure there are examples of machismo because we are products of this society, but here on the negotiations team, 13 of the 30 members are women. Let’s see if in the military forces the ratio is the same.

Nevertheless, several United Nations reports and testimonies from former female guerrillas describe commanders abusing women. 
The female guerrilla has a way to defend herself, she has a weapon that is her own life and integrity, it is not possible for someone to come and assault her like that; moreover there are rules that apply to everyone. It’s possible those things have occurred within (our) community because in every social and human group those phenomena exist; we aren’t perfect.

Is abortion an obligatory policy within the ranks?
On issues like motherhood, precautions weren’t always taken. During a ceasefire from 1984 to 1990, the guerrilla camps looked like nursery schools because there was calm and couples started families. Many of the [female] colleagues have children from that period who are now 20 years old. Today, the level of conflict doesn’t allow us that. I decided not to have children before entering — not because they denied it to me. In this struggle I saw many colleagues die with their children in their arms as happened with the UP, the female guerrillas who are captured are killed when they are going to give birth, they are forced to be mothers in prisons. That’s why it’s mandatory to plan, being pregnant raises the risks in combat. Sometimes a couple will ask if they can have a child, and the superiors review whether they will allow it. Almost all of the male guerrillas have sons or daughters with female guerrillas or with members of the local communities because it’s part of human nature. It’s not that the FARC says: if you are a female guerrilla you can’t be a mother, it’s the war that imposed these conditions on us.

Where are those children raised?
It is very dangerous to have a baby given the bombing and strafing. If there is no way to terminate the pregnancy, — for us [abortion] is a right — because you cannot get a doctor in or security conditions are bad, then she should have it and get out when she is four to six months along. If [conditions] are ok, she keeps her child for a while with her, she turns [him or her] over to a relative who can care for it, and she reintegrates herself. A lot of the time she can’t have any more contact with the family because a persecution ensues. When the children get older they start telling them that their mother is a guerrilla, she’s a killer, and they offer [the children] money to turn over their parents.

Want to read this article in spanish?… Click here 

Ciudad Juarez at war

Women become silent victims of militarization in drug-rattled border city.

There is a silent war going on in Ciudad Juarez. Female murder victims in the northern Mexican border city, known for having the highest rate of women killings in Latin America, are going even more ignored here as the government steps-up counter-drug militarization.

Since 1993, close to 500 women have been killed here.

“With all the [drug] cartel violence, crimes against women have become invisible,” said Irma Casas, coordinator of the psychology department at Casa Amiga, a safehouse where for the last decade, women who were attacked in their homes by criminals, security forces or others, could seek refuge.

According to Casa Amiga´s data, 83 women were killed in Ciudad Juarez last year, and 13 in the first two months of this year.

image

This painting of a woman being crucified symbolizes women killings in Ciudad Juarez. 

“Some cases are tied to domestic violence or even as a form of vengeance between drug cartels, but they´re no longer on the front page,” said Casas.


“What we fear is what´s ahead for women and civilians with the recent militarization,” she added. There were more than 1,607 murders last year in this city of 1.4 million people that has become some sort of security laboratory for 10,000 armed state security officers, including soldiers and police.

After the militarization
In March, under the anti-drug program Joint Operation Chihuahua, which aims to extinguish the violence between the warring Pacific and Juarez cartels in this important corridor for US-bound drug shipments, President Felipe Calderón ordered the military to occupy the city. Police corruption and targeting of officers by cartel members prompted the decision.

“We lost 800 police officers — 334 because they didn´t pass the confidence exam, which included psychological tests and a polygraph, 150 didn´t want to be subjected to the test, and 220 retired,” Ciudad Juarez Mayor José Reyes Ferriz said in an interview with Latinamerica Press.

Nevertheless, Reyes Ferriz says that since the army took over security there, violence has been reduced drastically.

“We went from having 10 murders a day on average to less than one,” he said.

But his optimism contrasts with the views of many human rights analysts and activists.

“The question is how long will the army be here and what will happen when they leave,” said sociologist Samuel Schmidt, of the Autonomous University of Ciudad Juarez. “If they leave, surely the narcos will come back, and training a clean police force in one year is not going to be easy.”

The troops have established curfews for Juarez residents. The restaurants and streets are empty.

What appears to be what police Col. Jorge Berecochea calls an “effective attack” on drug-trafficking operations, has really led to an explosion of other crimes.

In its first month of operation, the Citizens´ Crime Reporting Attention Center, where citizens can report crimes committed by the police or military, there were 170 complaints filed including accusations of excessive force, torture to obtain information and arbitrary arrests. The State Human Rights Commission of Chihuahua was recently notified of the disappearance of five soldiers and the sexual abuse of a woman near a border post. Even though these cases are in a preliminary investigation phase, fears of impunity from military justice are already surfacing.

“Frisking attacks women´s dignity, while investigations of disappearances take so long that when the victim appears, the case is closed, even if there was torture or illegal detention,” said Gustavo de la Rosa, of the Chihuahua commission.

“This is not an army prepared for procedural law. Many people are crossing the border and seeking political asylum.”

The other side of the border
Meanwhile, US President Barack Obama, who visited Mexico on April 16, had shifted the official discourse on drug-trafficking for one of shared responsibility.

According to the US Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms, 90 percent of the weapons that Mexican drug-traffickers use come from the United States. But in the border separating Ciudad Juárez from El Paso, Texas, the sending of 100 US agents there to control the traffic and a US$74 million investment in the Merida Initiative to control drug-trafficking and organized crime have proved insufficient.

El Paso registered 18 murders throughout all of 2008 — the former average of two days in Juarez — even though most residents over the age of 18 can purchase a semi-automatic AK-47 rifle.

According to gun salesmen John Hubert, of the Sun City Guns store, one of three in El Paso, this weapon went from $500 to $950 after the presidential elections, following fears of stricter gun laws.

“They´re buying them because they´re cheap and fun,” said Hubert, who admits that there is even less control in gun fairs, where few criminal records are heeded by vendors. 

The AR-15, as well as .50 rifles, known as “cop killers,” are also freely sold, with a maximum price of around $1,200.

“The United States is not open to tracking arms by satellite … and even less to review the traffic coming from their country to ours,” said political scientist Tony Payán, of the University of Texas in El Paso. “There is a certain will, but there is no commitment. The country´s future is unpredictable.”

So are the investigations of the women killings and new abuses against women suffering in this silent war against them.

Want to read this article in spanish? Click here 

El Congreso que debatirá la paz

Finalmente las sospechas se cumplieron: el expresidente Álvaro Uribe llegó al Senado de la República de Colombia convirtiéndose en el mayor elector de la jornada, y logró que 19 candidatos de su nuevo movimiento, Centro Democrático, ocuparan sillas en el congreso. Aunque los más optimistas dentro de sus filas pronosticaban hasta 35 sillas, lo cierto es que el Centro Democrático solo fue superado por el Partido de la Uque logró 21 sillasun movimiento paradójicamente creado a su imagen y semejanza ocho años atrás, cuando sus integrantes apoyaban a quien hoy es su principal enemigo: el presidente Juan Manuel Santos.

Aunque Santos conserva la mayoría en el congreso—pues los partidos Liberal, Cambio Radical y Conservador que hacen parte de la Unidad Nacional, en suma lo dejan con el 65 por ciento del Congresolo cierto es que se vienen debates álgidos con Uribe como el gran opositor a la paz, que es el caballito de batalla de Santos. Y, continuando con las paradojas de la política, el partido de Uribe se queda en una esfera que hasta hace dos días era ocupada sólo por el izquierdista Polo Democrático, el único contrapeso que el oficialismo tenía en el hemiciclo.

Lo que puede resultar esperanzador, en medio de la falta de legitimidad de un Congreso que lleva años eligiendo a parapolíticos y que en estos comicios no fue la excepción33 electos tienen relaciones “non sanctas” con grupos armados, según la Fundación Paz y Reconciliaciónes que figuras de gran peso político pueden generar debates sesudos y plurales. Pesos pesados como Jorge Robledo e Iván Cepeda (Polo Democrático), Claudia Lópezun fenómeno electoral con 80.000 votos de opinióny Antonio Navarro (Partido Verde), Horacio Serpa, Viviane Morales y Juan Manuel Galán (Partido Liberal) y Carlos Fernando Galán (Cambio Radical), han ocupado altos cargos en el Estado. Estas figuras tienen trayectoria política, se les conoce por su seriedad y pocos cuestionan su transparencia.

Tanto a los candidatos que ya eran reconocidos en la opinión pública, como a los muchos uribistas desconocidos  que se colaron en la listas arrastrados por sus votos —como Carlos Felipe Mejía, Paola Holguín y Nora Tovar por mencionar algunos—les va a tocar legislar sobre nada menos que los acuerdos que se alcancen en la Habana en el proceso de paz con las FARC, un tema al que la bancada uribista se opondrá sin más argumento que el de su negativa a “negociar con terroristas.” El Congreso ahora se enfrenta a fuertes debates por temas como las amnistías para delitos atroces, y la posibilidad de la reinserción de las FARC a la vida civil y la política del país, lo que en el mejor de los casos tendrá a los guerrilleros participando en las elecciones regionales del 2017.

Aunque salvo la fuerza uribista todos los partidos le caminan a la paz, la pregunta es cómo se hace esa transición al posconflicto y cómo se generan mecanismos que no se limitarán a promover los diálogos de la Habana, como la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas. Otros temas de álgido debate incluirán la reforma a la justicia, la reforma a la salud y a la educación, y como no, la reforma agraria que tuvo a sectores campesinos como el arrocero y cafetero, paralizados en varios momentos del 2013. Estas son reformas cuyos debates se han aplazado, que no han tenido quorum, y que sin embargo tratan con sistemas colapsados y con mucha corrupción.

No obstante, aunque los números hicieron festejar a los partidos en cada una de sus sedes de campaña, lo que no se debe perder de vista es que el real ganador de la jornada fue el abstencionismo que alcanzo casi el 60 por ciento. Es decir que menos de la mitad de los colombianos eligieron a este congreso, un número que aumenta elección tras elección. Cómo hacen los políticos para que la ciudadanía vea la necesidad de participar de su elección en un país donde el voto no es obligatorio, es otra de las grandes deudas y dudas de esta democracia. 

A la que se le suma otra de corte más anecdótico y que quedó planteada con los resultados del domingo: ¿cuándo dejarán los periodistas de llamar a Uribe ex-presidente, o presidente y comenzarán a llamarlo Senador? O ¿ Será posible que el Congreso logre una bancada mayoritaria que impulse una reforma para habilitar su segunda reelección, y en efecto lo puedan volver a llamar Presidente?

Farc: “No haremos reconocimientos unilaterales de victimarios”

Asumiendo el rol de jefe de prensa de las Farc, Andrés París o Jesús Emilio Carvajalino, se ha convertido en uno de los miembros plenipotenciarios de la comisión negociadora de esa guerrilla en La Habana, que más diálogo tiene con periodistas. Vestido con el chaleco clásico de los reporteros que van a hacer coberturas, me recibió por primera vez en uno de los hoteles de la zona de El Vedado en La Habana. Fue el primero de múltiples encuentros a los que cada vez el jefe guerrillero se acostumbra más: ya van a ser casi 150 las veces que ha atendido colegas que viajan a la Isla para documentar las conversaciones con el gobierno colombiano, que buscan una vez más, una salida negociada a 50 años de conflicto armado.

Los diálogos iniciaron en Cuba en septiembre de 2012, con la promesa entusiasta del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, de que se terminarían al cabo de un año. “Nosotros llegamos a pactar un gran tratado de paz y no a rendirnos, eso nunca!”, dice enfático Paris anunciando que los plazos son absurdos. Ambas partes caminan ahora por el 20 ciclo de negociación con el álgido tema de cultivos ilícitos como punto de la agenda, mientras otros dos, igualmente cruciales para el país, ya obtuvieron parciales acuerdos: reforma agraria y participación política.

París, quien pertenece al Bloque Oriental de las Farc y está casado con Beatriz Arenas, hija del histórico líder de las Farc, Jacobo Arenas, no revela su edad exacta pero dice que tiene más de 55 años. Establece pautas de entrevista, organiza la agenda mediática de sus compañeros de lucha y también hace advertencias: “yo no le voy a vedar temas, esto es como en la guerra, el que dispara tiene derecho a matar y al que le disparan tiene derecho a defenderse”, dice de manera jocosa, aunque la anécdota pueda o no hacer gracia a su interlocutor.

En esta entrevista con el periódico Gara, habló sobre los temas de negociación en la mesa y en especial sobre el reconocimiento a las víctimas, sobre el que insiste que las Farc no van a pedir perdón, hasta que el Estado haga lo propio.

image

¿Cuántos años cumple de militancia en las Farc y por qué razones se alzó en armas?

Andrés París: Llevo 30 años en las Farc, después de haber pasado casi 16 en la Juco (Juventud Comunista) e ingresé por mera convicción. Como dijo el Che: “la guerrilla es el escalón superior para todos los revolucionarios”, así que para mí era un reto llegar ahí para contribuir a la transformación de Colombia. Iniciaba entonces la experiencia de la UP (Unión Patriótica), y empezaron a verse los primeros asesinados; la masacre me coge en las filas de las FARC. Si hubiera continuado mi actividad política sería concejal o parlamentario pero estaría muerto. El ingreso a la guerrilla se volvió un mecanismo para la conservación de la vida.

Dentro de los 30 delegados de la comisión negociadora, usted es uno de los que tiene formación académica, ¿qué estudió?

Yo soy criado en Bogotá, ahí estudié la secundaria y luego Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional. Yo diría que no fui a estudiar sino a luchar al interior del movimiento estudiantil, enfrentando toda la reforma educativa, que en ese momento (80’s) bregaba por abolir la enseñanza de las carreras sociales, es decir las que estimulan el pensamiento critico. Hicimos una resistencia inspirada en Córdoba, Argentina, y en el movimiento de París (mayo 68). La facultad finalmente fue cerrada, pero allí aprendí todo lo que sé del comunismo y cómo estructurar esa fuerza política como un partido.

Usted ha participado en otras experiencias de negociación como las de Tlaxcala, Caracas, y el Caguán. Ya se han alcanzado dos acuerdos aquí, pero bajo la premisa de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” ¿Qué esperanza de paz pueden tener los colombianos?

Lo primero es que todos los procesos expresan la voluntad de paz de las Farc. Lo segundo es que nosotros vamos a dejar de luchar cuando enfrentemos a un equipo negociador dispuesto a hacer esos cambios y transformaciones que dieron origen al alzamiento armado. Los procesos no hay que verlos como contradictores, sino como oportunidades donde la guerrilla ofrece su voluntad de paz.

Por los acuerdos firmados hasta ahora, ¿se podría decir que esta es la experiencia más fructífera?

La mejor experiencia fue la de San Vicente del Caguán, porque mostramos voluntad y fuerza militar, capacidad de gobierno, se ejerció nuestro mandato en la zona. En el Caguán no fuimos la guerrilla alzada en armas en la oposición, sino fuimos jefes de poder, síntesis de futuro Estado. Como eso no lo podía soportar la visión estrecha de la oligarquía, por eso terminó a sangre y fuego. Es obvio que exijamos los diálogos en zonas protegidas por nosotros mismos, pero los militares no pueden soportar eso. Lo cierto es que las FARC siguen fuertes y por eso el gobierno se vio obligado a sentarse otra vez en una mesa de diálogo.

¿No es una paradoja que usted considere el Caguán la mejor experiencia, cuando tras ese intento fallido de paz, la sociedad colombiana se radicalizó y eligió a un presidente como Álvaro Uribe que solo prometía guerra?

No es la realidad del Caguán la que generó esa animadversión de los sectores dominantes hacia la paz, sino la ultraderecha que va a estar en contra de cualquier experimento de paz. Hay una tesis persistente de que es la guerra el camino para alcanzar la paz, tesis compartida por el presidente Santos quien niega el cese al fuego. Uribe sigue montado en el caballo de la guerra para que los diálogos de la Habana fracasen, pero la política de Santos, que sigue agarrado de la cola de ese caballo, nos permite ver que no hay gran diferencia entre ambos. Ambos quieren el exterminio, pero lo que pasa es que Santos lo busca con una combinación de acciones políticas pero para derrotarnos en la mesa de diálogo.           

O sea que usted en últimas no confía en el gobierno…

Cuando oímos los titulares del Ministro de Defensa, de los generales, que siguen utilizando el lenguaje bélico, que se refieren a nosotros como bandidos, lo vemos como bombas del enemigo, paralelas a los diálogos. Santos en su condición de jinete de llegar al fin del conflicto lo mantiene, asesorado por civiles y militares que le sugieren mantenerse en esa raya de plomo-diálogo. Hemos dicho que es una posición arriesgada, pese al compromiso de no reflejar en la la mesa lo que sucede en el campo de batalla.

¿Eso quiere decir que los diálogos van para largo?

Vamos por un buen camino, hay el espíritu de las Farc de llegar a un acuerdo, unas disposiciones programáticas en la mesa que conoce todo el país. Nosotros llegamos a pactar un gran tratado de paz y no a rendirnos, eso nunca!. Eso está claro en más de año y medio de encuentros con los voceros del gobierno, ellos saben cuál es nuestra posición.

¿Cómo es esa relación con los negociadores del gobierno, que sin duda representan una visión totalmente opuesta de país a la que tienen las Farc?

Es una relación diaria, de personas civilizadas, con una alta comprensión del papel que desempeñan como representantes de gobierno e insurgencia, quienes han recibido la orden de tratar al adversario en igualdad, equilibrio y humanidad. No hay exabruptos temperamentales ni irrespetos.

¿Qué impacto ha tenido dentro de la estructura de las Farc, la pérdida de líderes históricos como Marulanda, Jojoy y Reyes que fueron partícipes de otros procesos de negociación?

Ha sabido ser llenado por un equipo de relevo. Ninguno de los voceros tiene menos de 25 años de estar en la vida guerrillera. Lo que dura un militar en llegar a ser casi General es lo que dura un combatiente de las Farc en asumir responsabilidades como las de La Habana. La selección de cuadros y mandos es rigurosa y eso garantiza la línea trazada por los fundadores Marulanda y Arenas. Es natural que al desaparecer ellos, haya un impacto profundo pero no como el que deseaban nuestros enemigos, que hablaron de deserción, retrocesos, y divisiones. Estamos más unidos que nunca.

¿Cuál es la realidad de esa cifra de combatientes de las Farc, ustedes cuántos son?

Eso no lo puede determinar nadie. No somos los 7000 guerrilleros que dice el Ejército pero tampoco los 25 mil que según Alejandro Eder (Director de la Agencia Colombiana para la Integración) tendría que asumir el gobierno en caso de un acuerdo con las Farc. Es una cifra inflada seguramente con el propósito de obtener más recursos para su oficina. La Ong Arco Iris dice que somos 11 mil. Entre todas esas cifras está la realidad material de las Farc.

En este momento de la agenda discuten el álgido tema de los cultivos ilícitos y el narcotráfico, ¿en qué están dispuestas a colaborar las Farc para atacar un fenómeno que ha servido para financiar la guerra?

El narcotráfico no es un compromiso de acabar entre la guerrilla y el gobierno porque los poderes en el mundo que dan nacimiento al narcotráfico, no pueden acabarlos los colombianos. Es el gran capital que llega a Colombia para la producción de los cultivos, es la demanda de más de 20 millones de consumidores norteamericanos, es la farsa de una llamada guerra al narcotráfico que cubre la venta de químicos para acabar las plantaciones de hoja de coca. Hemos rechazado la pretensión de utilizar a la guerrilla como fuerza de erradicación de hoja de coca. Esos cultivos no son nuestros, sino de comerciantes financiados por capital extranjero que se mueve en el sistema bancario colombiano e internacional. Entonces rechazamos la visión de que el narcotráfico se resuelve atacando los campesinos y los consumidores, ¿por qué guardan silencio sobre los otros eslabones?, Se puede erradicar la última hoja de coca y el fenómeno no va a desaparecer. Tiene que generarse una reforma agraria integral, que le permita al campesino quitarle una hoja de coca y sembrar un producto. Nos comprometimos a esclarecer las grandes verdades que tenemos y que la academia universitaria ha advertido: la política antidroga es errada.

Pero en lo que ustedes reconocen, hay un cobro de un impuesto sobre los cultivos, con lo cual hay un beneficio de ese negocio. ¿Dejarían de cobrarlo?

Ahí mismo donde cobramos impuestos también hay policías y soldados, jueces y políticos, ellos cobran lo suyo. La guerra contra el narcotráfico incrementa los altos precios porque todo se desarrolla en condiciones ilegales. La salida es la legalización de las drogas.

Otro tema que ustedes vienen impulsando es una Comisión de la Verdad, para que todos los actores reconozcan sus responsabilidades en la guerra. ¿En ese escenario ustedes que están dispuestos a hacer por las víctimas?.

Vamos a exigir que el Estado haga porque es el que ha violentado a la sociedad, es el responsable de 300 mil muertes en la primera violencia liberal-conservadora y ahora en el periodo de Uribe, el Informe del Grupo de Memoria Histórica habla de 250 mil. Quieren hacer a la guerrilla responsable de la violencia en Colombia cuando el principal imputado es el Estado y sus fuerzas armadas. Temas como víctimas, mujeres, niños, narcotráfico, pretenden convertir los diálogos de la Habana en un tribunal para acusar y condenar a la guerrilla y adecuar a la opinión pública para que vea a esos bandidos pagando cárcel. Nosotros no vamos a responder por lo que el Estado tiene que responder ni vamos a hacer reconocimientos unilaterales de victimarios, porque nosotros como lo dijo Marulanda, fuimos las primeras víctimas.

Pero han causado otras también…

Eso se ha resuelto por la vía de nuestra estructura legal revolucionaria, tenemos un código de leyes que quien las viola, es sancionado. Todos los que infringen las vidas o intereses de los civiles, son pasados por consejos verbales de guerra que incluyen fusilamiento, pero si te hablo de eso la matriz de opinión es que la guerrilla fusila y se le olvida el derecho de las victimas.

¿Qué lectura hacen de las marchas masivas que se han hecho contra las Farc en el país, reclamando por ejemplo, por las víctimas del secuestro?

Esa gente que se moviliza como victima de la guerrilla, son paramilitares organizados por las Brigadas del Ejército, sectores bien trabajados y financiados. En la estructura de la mesa rechazamos de antemano cualquier imputación que empiece por exigirnos auto-incriminarnos. No podemos aceptar que las cargas son iguales para los que estamos sentados en la mesa: una insurgencia frente a un Estado que tiene las fuerzas armadas y recibe la doctrina militar y la plata de EEUU. Más bien dentro de esa lista de victimarios hay que meter a la CIA y esclarecer cuál ha sido su papel como instigadora de tanta violencia.

Originally published here